19/06/2016

Argentina

Lo que viene

Peña y el segundo semestre: "Se va a ver un país empezando a tomar velocidad"

El jefe de Gabinete afirmó que en materia económica "vamos a ver una mejora sustancial en el tema de la inflación". Además sostuvo que no siente "ni frío ni distancia" por parte del Papa.
Peña y el segundo semestre: Se va a ver un país empezando a tomar velocidad | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

"Lo que paso en estos meses es el reajuste necesario para empezar a crecer", destacó Peña

Marcos Peña se refirió al tan mencionado segundo semestre y expresó que "se va a ver un país empezando a tomar velocidad". En ese sentido, el jefe de Gabinete afirmó que en materia económica "vamos a ver una mejora sustancial en el tema de la inflación". Además sostuvo que no siente "ni frío ni distancia" por parte del Papa Francisco.


El funcionario sostuvo que "fue angustiante" para algunos argentinos atravesar los primeros seis meses del año sin saber si lo que estaban viviendo fue "el final de una crisis o el principio de una crisis" pero "se verá que fue el final".


Al referirse a los cambios que se podrán experimentar durante la segunda mitad del años, Peña afirmó que se verán los resultados de las "paritarias libres" y que comenzará a notarse la "obra pública" traducida en "cloacas, transporte, vivienda y rutas".


"Pobreza cero es una meta. Lo que paso en estos meses es el reajuste necesario para empezar a crecer", destacó el funcionario nacional durante una entrevista que otorgó al programa Confesiones que se emite por Radio Mitre.


Durante el reportaje, Peña se refirió también a la relación entre el gobierno nacional y el Papa Francisco a quien definió como el argentino "más importante".


El jefe de Gabinete sostuvo que no siente "ni frío ni distancia" por parte del Sumo Pontífice y sostuvo que el kirchnerismo busca "recuperar la legitimidad perdida" en las urnas, tratando de erigirse en supuesto intérprete de los mensajes del Papa.


"No creo que (el Papa) esté más con el kirchnerismo", sostuvo Peña, quien además destacó que la duración de la última reunión entre Bergoglio y el presidente Maurcio Macri fue corta porque "fue una visita de Estado, formal" y porque "siempre han hablado así" ya que "son hombres de pocas palabras".






Recomienda esta nota: