21/06/2016

Argentina

La ex mujer de Pérez Corradi brindó su apoyo a la actual novia del empresario

Liliana Aurehhuliu y Gladys Delgado Brítez dialogaron durante una entrevista radial. La ex manifestó que pensaba que el imputado "estaba muerto".
Ampliar (1 fotos)

Delgado Brítez insistió en que no sabía la verdadera identidad de Pérez Corradi, ya que lo conoció en Ciudad del Este, Paraguay, en julio de 2012, como José Luis Fernández.

La ex mujer de Ibar Pérez Corradi, Liliana Aurehhuliu y su actual pareja, Gladys Delgado Brítez, mantuvieron una conversación en vivo en un programa radial y se dieron fuerzas ante la detención del empresario vinculado al negocio de la efedrina y acusado del ser el autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez.


"Me pongo en tu lugar porque a mí me pasó lo mismo. En lo que pueda ayudarte, de corazón, de mujer, contás conmigo y con mis hijos", fueron las palabras con las que Aurehhuliu comenzó la conversación con la mujer con la que Pérez Corradi formó una familia en Paraguay.


La actual pareja del imputado agradeció el gesto, aseguró que es consciente de la dura situación que le toca atravesar y sostuvo que está preocupada por su hija de tres años, quien llora, no duerme y no quiere comer desde que el domingo detuvieron a su padre.


La ex esposa del imputado le pidió a los gobiernos de Argentina y Paraguay que procuren darles seguridad a las familias del imputado y a Pérez Corradi, ya que, consideró, que está en peligro. "En una semana aparece muerto porque a nadie le conviene que hable", dijo en diálogo con radio Vorterix.


"Era obvio que lo iban a detener. Damos gracias a Dios que haya pasado porque si no, no sabíamos si estaba vivo o muerto", expresó Aurehhuliu, quien afirmó que "es muy shockeante" que Pérez Corradi aparezca vivo y con otra familia.


La mujer insistió que estos cuatro años en los que el imputado se mantuvo prófugo no supieron más nada de él y pensaban que estaba muerto: "Mis (tres) hijos lloraban todas las noches y pedían que papá apareciera. Nosotros estábamos pidiendo los huesos para enterrarlo, para tener una tumba donde ir", remató.


En tanto, Delgado Brítez insistió en que no sabía la verdadera identidad de Pérez Corradi ya que lo conoció en Ciudad del Este, Paraguay, en julio de 2012, como José Luis Fernández.


"Yo no creo que él haya hecho lo que se está diciendo. No es esa persona que toda la Argentina quiere tildar como un asesino, una persona fría. Yo lo conozco a él como una buena persona", enfatizó la actual mujer de Pérez Corradi.


En tanto, Aurehhuliu destacó que el empresario era un excelente padre, que "vivía hablando y jugando con los chicos" y afirmó que "en su momento creía en él", pero ahora está "dudando de algunas cosas".


Por su parte, la mujer paraguaya con la que el presunto autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez tuvo dos hijos aseguró que su pareja era un persona muy tranquila que pasaba mucho tiempo con sus hijos.


"Es muy dura la situación, vas a tener que poner mucha fuerza de tu parte y darle mucho amor a tus hijos porque el papá va a estar en la cárcel y va a estar ahí mucho tiempo", aconsejó Aurehhuliu a Delgado Brítez. Además le preguntó por la salud de su hija más pequeña y le ofreció "apoyo" en todo lo que necesitara: "Contás conmigo como mamá y como mujer", manifestó.


Además, la ex esposa del imputado cuestionó al secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, a quien acusó de mentiroso y de no tener vergüenza por haber afirmado que durante los cuatro años que estuvo prófugo, Pérez Corradi vio muchas veces a sus tres hijos argentinos. 


Recomienda esta nota: