06/09/2016

Argentina

Macri recibirá a Temer para afianzar la relación bilateral con Brasil

El mandatario brasileño tiene previsto encabezar una visita oficial al país la primera semana de octubre, en medio de las multitudinarias protestas que exigen su renuncia y elecciones.
Ampliar (1 fotos)

Macri recibirá al flamante mandatario brasileño, que en su país es considerado un golpista por apoyar la destitución de Dilma Rousseff.

Mauricio Macri recibirá a Michel Temer para afianzar la relación bilateral con Brasil, ya que se conoció que el mandatario brasileño tiene previsto encabezar una visita oficial al país para la primera semana de octubre, en el marco de las multitudinarias protestas sociales que exigen su renuncia y elecciones.

 

En la cumbre del G20 que se realizó en China ambos cruzaron solamente un saludo formal. Hace una semana, y a través de un comunicado difundido por Cancillería, el Gobierno fijó su postura tras las destitución de Dilma Rousseff donde afirmó que "respeta el proceso institucional verificado en el hermano país y reafirma su voluntad de continuar por el camino de una real y efectiva integración en el marco del absoluto respeto por los derechos humanos, las instituciones democráticas y el derecho internacional".

 

Ahora, el objetivo de ambos mandatarios será reactivar las relaciones bilaterales durante la primera visita oficial al país durante de Temer, con la situación actual del Mercosur como uno de los principales puntos de la agenda.

 

En simultáneo llegará al país el nuevo embajador de Brasil en Argentina, Sergio Danese, ex vicecanciller de Rousseff, que reemplazará a Everton Vargas. En mayo ya se había anunciado la designación, luego de la visita del ministro de Relaciones Exteriores del entonces gobierno interino, José Serra.

 

En la actualidad, Argentina es el tercer socio comercial de Brasil y el primero en América Latina. En más de una ocasión, Macri aseguró que la situación económica del socio en el Mercosur afecta directamente en la economía local.

 

Durante la última campaña electoral, Macri había destacado la importancia de Brasil y había anunciado que, en el caso de ser electo presidente, sería su primer destino oficial. Aquella promesa no se cumplió: desde el gobierno argumentaron que el objetivo fue no interferir en el proceso político interno y la crisis que generó, primero, la suspensión de Dilma Roussef, y luego su destitución por parte del Parlamento brasileño.

 

En una visita no oficial, que no tuvo el marco de una reunión bilateral, el mandatario y su mujer, Juliana Awada, fueron recibidos por Temer cuando asistieron a la apertura de los Juegos Olímpicos que se realizaron de la ciudad de Río de Janeiro.


Recomienda esta nota: