12/09/2016

Argentina

Luego de tres años, el asesinato de Kevin Molina sigue impune

Tenía 9 años cuando fue baleado en un enfrentamiento entre bandas, en el barrio de Zavaleta. Denuncian que el prefecto procesado Daniel Stofd sigue libre y activo.
Ampliar (1 fotos)

La semana pasada se cumplieron tres años de la muerte de Kevin Molina, el niño de nueve años que fue baleado mientras estaba en su casa de Zavaleta, durante un enfrentamiento entre bandas armadas.


Familiares y vecinos de Kevin, junto a organizaciones sociales marcharon el domingo al Ministerio de Seguridad para exigir justicia por el asesinato del menor, que hoy tendría 12 años. El principal responsable del operativo durante el tiroteo es el prefecto Daniel Andrés Stofd, que sigue en libertad.


Kevin fue asesinado el 7 de septiembre de 2013 "como consecuencia de un tiroteo entre dos bandas ajenas al barrio, mientras se disputaban una casa deshabitada en medio de una zona liberada por la Prefectura Naval y la Gendarmería", precisó la organización La Garganta Poderosa. "Recién un año y medio después del asesinato de Kevin, el 2 de marzo de 2015, el prefecto Daniel Stofd fue procesado por el juez Luis Alberto Schelgel, por omitir las funciones de prevención que le eran exigibles por su rol de garante de la seguridad en la zona y su actuación precaria ante el resultado fatal probable, entendiendo que la muerte de Kevin hubiera podido ser evitada", agregó.


Esta organización denuncia que "Stofd está libre y se encuentra en funciones tras ser premiado con el traslado a un destacamento de Prefectura en Concepción del Uruguay, Entre Ríos". El abogado Luciano Ortíz Almonacid, en representación de la la familia de Kevin, presentó el 10 de agosto pasado el requerimiento de elevación a juicio en la causa que sigue al prefecto Daniel Stofd por "incumplimiento de los deberes de funcionario público".


Recomienda esta nota: