28/09/2016

Argentina

Roberto Piazza: "El delincuente tiene derecho de que yo lo mate”

El diseñador apoyó los dichos de la actriz María Leal. “Detesto todo ese circuito de gente inmunda”, dijo en referencia a los delincuentes.

El diseñador Roberto Piazza se refirió a la inseguridad y la legítima defensa y opinó sobre los recientes dichos de la actriz María Leal, quien aseguró que si un delincuente entrara a su casa y dañara a su familia, le pegaría siete balazos.


“Si entran a mi casa y dañan a mi madre, mis hijos o mis nietos, como en el caso de Baby (Etchecopar), no tengo la menor duda, le pego siete balazos” sentenció Leal al ser consultada sobre la inseguridad y la defensa por mano propia. Sin embargo, aclaró ante los recientes hechos: “Ahora, si entran, no dañan y me roban plata, yo no agarraría un auto para ir a correrlos”.


Consultado en La Once DIez/Radio de la Ciudad, sobre si se siente más cerca de la posición de Leal o de la de Graciela Alfano, quien sostuvo que “el delincuente también tiene derechos”, Piazza dijo: “El delincuente tiene derecho de que yo lo mate”.


“Yo no le doy siete balazos: le doy diez mil balazos y después lo descuartizo con un cuchillo, lo prendo fuego en la vereda de mi casa y me hago un asado con la lacra inmunda esa”, disparó el diseñador.


Y continuó: “Yo los detesto; detesto todo ese circuito de gente inmunda y detesto a los psicópatas”.


Así, se diferenció de las posturas que buscan justificar o comprender los crímenes por las duras condiciones de vida del delincuente en cuestión: “Si fuese por vidas difíciles yo sería un asesino serial, y sin embargo estoy a punto de sentarme con un diputado a hablar de un lanzamiento de blues nacional, tango nacional y moda argentina para reinsertar la cultura nacional. No estoy resentido ni soy un asesino”.


En este sentido, indicó: “Yo nací en una familia donde todo era una perversión y una endogamia total, y sin embargo elegí la derecha y no la izquierda para ser una mala persona. Y no le echemos la culpa a toda la sociedad de que los chicos no hayan tenido una oportunidad, porque los de arriba no ayudan”.


Por otro lado, reconoció: "El tema seguridad es una guerra: nos levantamos a la mañana para salir a pelear y defendernos en medio de nuestro trabajo; estamos naturalizando el vivir en el caos y el conflicto permanente, y eso es una cosa aberrante”. Y finalizó asegurando que “no se puede vivir así”.



Recomienda esta nota: