(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
14/10/2016

Argentina

Mirá las fotos del emotivo encuentro de Abuelas con el Nieto 121

Maxi, el hijo recuperado de los militantes del PRT Ana María Lanzillotto y Domingo el “Gringo” Menna, visitó por primera vez la sede de Abuelas.
Ampliar (1 fotos)

Alba Lanzillotto junto a su sobrino Maxi en la Casa de las Abuelas. Foto: Prensa Abuelas.

Maxi, el nieto recuperado 121, visitó el jueves por la tarde, por primera vez, la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, donde lo esperaban familiares, nietos, colaboradores y trabajadores de Abuelas para celebrar. Su tía Alba Lanzilloto, ex secretaria de le entidad, llegó un rato antes para contarles a sus compañeras de militancia todos los detalles del primer encuentro que tuvo lugar el jueves pasado.


"Cuando llegué, me aparezco por la puerta de mi habitación que da al comedor; él estaba sentado al frente. Vos sabés que para mí, es como si hubieran desaparecido los cuarenta años, como si siempre hubiese estado ahí. Una cosa tan natural. Y para él me parece que también. Se levantó, vino, me dio un abrazo fuerte", recordó Alba.


Maxi, un médico de 40 años, es hijo de los militantes del PRT desaparecidos, Ana María Lanzillotto y Domingo el “Gringo” Menna y tiene un hermano Rodrigo Menna Lanzillotto. Hasta el momento en que la CONADi se comunicó con él por una sospecha fundada sobre su verdadera identidad, Maxi desconocía que podía ser hijo de desaperecidos. Tampoco sospechaba que era adoptado.


<p>Alba Lanzillotto, junto a su sobrino Maxi, el nieto 121, en la Casa de las Abuelas.&nbsp;</p>Maxi junto a las Abuelas. Foto: Prensa Abuelas.


El nieto recuperado ingresó a la sede de Abuelas a eso de las 18, donde todos los esperaban con alegría. “Tengo que ir preguntando para acordarme quiénes son. El jueves mi hermano Ramiro me pasaba el teléfono de parientes de todos lados, y yo le iba pidiendo una mini biografía antes de hablar”, contó.


El nieto 121 también repasó el encuentro con su familia y el proceso hasta llegar a la restitución. Los dos momentos más cruciales lo encontraron manejando yendo a ver pacientes. “Cuando me llamaron de CONADI para decirme que tenían información fundada que podía hacer sospechar que era hijo de desaparecidos, estaba yendo a ver unos pacientes a provincia; y cuando me llamaron para decirme que estaba el resultado y que tenía que ir a CONADI, también estaba yendo a provincia”, describió. Recordó además que Claudia Carlotto, la titular del organismo, le insistió en que debían verse ese día: “Ahí medio que me imaginé, pero hasta entonces, nada”, confesó.


Maxi contó también el impacto que le produjo fue ver la foto de su hermano mayor, Ramiro, a quien se parece mucho: “Cuando vi la foto, si me quedaba alguna duda, con eso la despejaba”, aseguró.


Luego vino el momento del brindis. Estela de Carlotto pidió a algún nieto que tomara la palabra. Miguel “el Tano” Santucho, hijo de Julio Santucho y de Cristina Navajas, desaparecida embarazada expresó: “Nosotros siempre decimos, como dijo tu hermano, que esta no es una búsqueda individual, es una búsqueda de todos los que la estamos haciendo y cada uno de los nietos es parte de esta gran familia”.


“Esta es una gran familia, donde lamentablemente faltan nuestras madres que son las que en realidad dieron inicio a todo esto, son las que dieron el punta pié inicial para que las Abuelas nos empezaran a buscar y son las que nos marcaron para toda la vida”, aseguró el Miguel Santucho. “Entre todos, estamos tratando de completar las ausencias que tenemos, y te damos la bienvenida a esta gran familia, tratando de que sea lo mejor posible. Así que bienvenido”, le dijo a Maxi con emoción.


<p>La nieta Lorena Batisttiol, quien busca un hermano nacido en cautiverio, junto al nieto 121.</p>La nieta Lorena Batisttiol, quien busca un hermano nacido en cautiverio, junto al nieto 121. Foto: Prensa Abuelas.


Recomienda esta nota: