16/01/2017

Argentina

Preocupación en Santiago del Estero por las tormentas en Tucumán y Salta

Las precipitaciones provocaron la crecida del río Dulce por lo que se emitió un alerta para bañistas y pescadores.
Preocupación en Santiago del Estero por las tormentas en Tucumán y Salta | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Crecen los ríos en Santiago del Estero.

Las últimas tormentas que cayeron en Tucumán provocaron la crecida del río Dulce, lo que obligó a las autoridades de la Unidad Ejecutora de Servicios de Riego, encabezada por el ingeniero Jesús Armando Ibáñez, a emitir un alerta.

 

"En las provincias de Tucumán y Salta se generan las lluvias. Los ríos de Tucumán alimentan al embalse de Río Hondo, además de los ríos tributarios Salí, Gastona, Medina o Chico y Marapa o Granero, y otros arroyos menores. En Santiago se almacena o retiene el agua (en presa de Río Hondo) y la erogación de los caudales de la presa se hace en el cauce del río Dulce. Y finalmente en Córdoba desemboca este río en la laguna de Mar Chiquita", señaló Ibáñez.

 

Sintetizó que la presa de Río Hondo tiene como propósitos "generar energía, almacenar para riego, almacenar para consumo humano y de animales, garantizar un caudal ecológico para salvaguardar la biota del río y atenuar la crecida por las lluvias caídas en la provincia de Tucumán".

 

"La derivación de los caudales, que realiza la presa, es encauzada por el Dulce, que es un río de llanura con una pendiente suave. Recorre la provincia en forma diagonal y con sentido sureste. Debida a la escasa pendiente el curso se torna divagante, con un trazado sinuoso, en la mayor parte de su recorrido en la provincia, salvo en la zona de ciudades (Capital y Banda) donde las obras de protección de margen evitan que el río migre -o se traslade lateralmente- afectando a las ciudades", añadió.

  

En cuanto a la peligrosidad del río, el Ing. Ibáñez sostuvo que "el cauce del río está constituido por grava, canto rodado, y predominantemente por arenas. El río modifica su forma, ya que puede desplazar lateralmente como así también cambia su profundidad. Si aumenta el caudal también se incrementa la capacidad de transporte del material, sobre todo de las arenas, y por ende aumenta la profundidad generando que el fondo del río descienda". Es decir, que se producen pozos de arena profundos muy peligrosos para los bañistas.

 

Además, explicó que "la presencia o no de vegetación y el tipo de ésta influyen en la rugosidad del cauce y por ende en el caudal y en la velocidad. A mayor rugosidad menor caudal y menor velocidad".

 

Resaltó que "el aumento se lo observa sin ninguna dificultad, pero también existe un descenso del fondo del cauce que no se aprecia, debido a la turbiedad que tiene el agua por el material fino que transporta. Este descenso del lecho se debe a que el flujo de agua posee una mayor energía lo que ocasiona que se origine el movimiento, transporte de sedimento que compone el cauce del rio".

 




Recomienda esta nota: