22/01/2017

Argentina

Ajuste en Aerolíneas: el macrismo planea cerrar sucursales y despedir cientos de empleados

"Bajaron línea de reducir personal", confesó un alto ejecutivo de la aerolínea de bandera.

A poco más de un mes de la salida de Isela Costantini de Aerolíneas Argentinas, el nuevo presidente de la compañía Mario Dell'Acqua ya gestiona el plan de ajuste que le solicitaron desde la Casa Rosada.


Según pudo saber ámbito.com, Dell'Acqua mantuvo varias reuniones en las que recibió y dio instrucciones, que todavía no se oficializaron. El relanzado plan de ajuste se aplicará progresivamente en las próximas semanas, con el cierre o mudanza de sucursales en país y el exterior y el desplazamiento de cientos de trabajadores.


"Bajaron línea de reducir personal", confesó un alto ejecutivo con acceso a las oficinas donde se resuelve la política comercial de la compañía. "Se viene un ajuste paulatino de personal", agregó, tras pedir el anonimato de su identidad para evitar represalias.


Hasta mediados de 2016 Aerolíneas ostentaba una plantilla de 12.040 trabajadores en el mundo. Pero la "mesa chica" del gabinete económico que integran Marcos Peña, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui exigió reducirla 25%. El argumento es conocido: déficit presupuestario. Este plan no es nuevo. Costantini lo recibió apenas asumió, pero resistió su implementación a fondo y se fue. La misión del exTechint Dell'Acqua es clarísima. Según ambito.com, desde ahora, insistirá con los retiros voluntarios y las jubilaciones anticipadas, aunque desde la aerolínea lo nieguen.

  

Los detalles del renovado ajuste se trasmitieron a los principales gerentes en una reunión celebrada el lunes 9 de enero en una la sala de conferencias de AA del aeropuerto Jorge Newbery. "Vamos a Aeroparque", se dicen entre gerentes cada vez que hay cónclave. Fue una presentación formal de la nueva conducción y de los lineamientos de trabajo. "Hay que achicar el número (de empleados)", proveyó el principal orador.


El vocero consultado agregó que "con el personal en etapa de jubilación que atendía en sucursales se llegó a un arreglo y en otros casos, como en el Conurbano o la Ciudad, se cerraron las sucursales y esa misma gente pasó a trabajar a Perú 2, desde donde se atiende toda la operación comercial de Buenos Aires".


Durante la gestión de Costantini unos 800 trabajadores aceptaron indemnizaciones y dejaron sus puestos. En ese lote se despidieron históricos pilotos, mecánicos, administrativos y oficiales de venta.



Recomienda esta nota: