26/01/2017

Argentina

Cristina se refirió a una ilustración de Sábat sobre ella y él le respondió

“¿Nos quieren calladitas y obedientes?”, criticó la ex presidenta al publicar la imagen publicada en Clarín donde se la ve con una tachadura en su boca.

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuestionó una ilustración de Hermenegildo Sábat publicada en Clarín, en la que se la muestra con una tachadura en su boca, al considerarla "violencia simbólica contra la mujer". Sábat refutó las críticas con una carta durísima.


"¿Vieron esto de hoy? Clarín y Sábat en días de violencia contra las mujeres publicitando concepto de mujer callada y sumisa", reprochó la ex mandataria en un mensaje en su cuenta de Twitter.


Cristina publicó otros dos mensajes para criticar el dibujo. "Esto no contribuye a la erradicación de la violencia de género. La violencia simbólica contra la mujer termina validando la violencia física", agregó. Y remató: "¿Nos quieren calladitas y obedientes? #niunamenos".


La ilustración en cuestión muestra a la ex jefa del Estado con una cruz trazada sobre su boca y acompaña una nota en la que se cuenta que el ex jefe de la AFI Oscar Parrilli conocía las escuchas en las que dialoga con Cristina y que trascendieron públicamente, pero no las denunció.


Se trata de la charla que mantuvieron Parrilli y Cristina tras la publicación de un artículo periodístico en el que el ex espía Oscar Stiuso llamaba a la ex presidenta "mujer loca" y en el que acusaba a los Kirchner de armar "carpetazos".


La ex mandataria ya había criticado al dibujante Hermenegildo Sábat y a Clarín en 2008, por una ilustración similar a la publicada hoy. El 1° de abril de ese año, cuando se desarrollaba el enfrentamiento entre el gobierno de Cristina Kirchner y productores agropecuarios por las retenciones que fijaba la Resolución 125, Clarín publicó un dibujo de Cristina hecho por Sábat en la que se la veía con la boca cruzada por una venda.


"Era una caricatura donde tenía una venda cruzada en la boca, en un mensaje cuasimafioso. ¿Qué me quieren decir, qué es lo que no puedo hablar, qué es lo que no puedo contarle al pueblo argentino?", dijo Cristina al día siguiente de aquella publicación del matutino, en un acto en Plaza de Mayo.


Al respecto, el dibujante e ilustrador del diario Clarín Hermenegildo Sábat dijo, en una carta, que nunca se lo había acusado de abusar, opinar o atacar de manera canallesca al sexo femenino.


Sábat refutó las críticas y llamó, irónicamente, "exitosa abogada" a la ex presidente, a la que también denominó, con ironía, "esposa de Catón el Censor". Catón el Censor es el nombre con el que pasó a la historia el político, escritor y militar romano Marco Porcio Catón.


"Durante muchos largos años me he ocupado de representar a varones y mujeres, todo dentro de mis obvias limitaciones y con suertes varias. De acuerdo con la información del día, me ha tocado dibujar a Billie Holiday y Alicia Moreau de Justo; a Tita Merello y a Frida Kahlo. Las reacciones de los lectores siempre han sido desiguales, pero en ningún caso, hasta ahora, se me acusó de abusar, opinar o atacar de manera canallesca al sexo femenino", comenzó el ilustrador.


"Pero siempre hay una primera vez. Esa dudosa distinción me ha sido otorgada por la exitosa abogada Cristina Fernández de Kirchner, quien habiendo ejercido la Presidencia de la Nación se atribuye potestades críticas para sospechar, en principio, y afirmar, en definitiva, que yo me dedico a atacar a todas las mujeres", afirmó Sábat.


"Durante la lamentable dictadura militar, que debió ser motivo de desafío para cualquier sujeto normal en el país, utilicé mi profesión para que los lectores advirtieran que se podía opinar sobre lo que nos entristecía. Muy lejos de aquí, en la Universidad de Columbia, en New York, parecieron seguir con atención lo que yo hacía y me otorgaron el premio María Moors Cabot por la suma de esos trabajos contestatarios", recordó el reconocido dibujante.


Y reveló que "no hubo ni militares ni civiles que me acusaran de acosar al sexo masculino", por lo que se mostró "aún sorprendido por esa distinción, la Fundación Gabriel García Marquez siguió el mismo camino y me dedicó otra distinción por mi ´actitud intachable´ ante el poder".


"Yo no creo todo lo que me pasa, pero me sorprende que la exitosa abogada, que asume potestades de crítica de arte y de esposa de Catón el Censor, se dedique a juzgar los trabajos de un humilde periodista", sostuvo Sábat.


Y finalizó su réplica afirmando que "tengo una sola opción de ahora en más: no dibujarla más, lo que le otorgaría tranquilidad después de tantos años de servicio a barrios de Santa Cruz, que ella confiscó. También podría ignorar su presencia y de ese modo, seguir escuchando a Billie Holiday y Tita Merello".



Recomienda esta nota: