26/01/2017

Argentina

“A veces nos vamos de mambo y el país terminó aceptando delincuentes”, argumentó Frigerio

El ministro del Interior remarcó que las medidas adoptadas por el Gobierno en cuanto a política migratoria "respetan profundamente la Constitución".
“A veces nos vamos de mambo y el país terminó aceptando delincuentes”, argumentó Frigerio | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Rogelio Frigerio, ministro del Interior.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, subrayó que la política migratoria impulsada por el Gobierno busca "evitar que ingresen delincuentes a la Argentina" y remarcó que las medidas adoptadas "respetan profundamente la Constitución".

 

"Lo que estamos haciendo con estas medidas es evitar que ingresen delincuentes a la Argentina y acelerar los trámites para que rápidamente podamos expulsar a los delincuentes que ya ingresaron", explicó Frigerio, en declaraciones a radio La Red.

 

El ministro aclaró que las medidas anunciadas en los últimos días y las analizadas por el gobierno respetan el espíritu de la Constitución de puertas abiertas a los extranjeros: "Somos un país que se forjó a través de inmigrantes. La Constitución dice que les tenemos que abrir las puertas a todos los hombres de bien que quieran habitar suelo argentino, y respetamos profundamente la historia y la Constitución".

 

No obstante, señaló que "lo que pasa es que a veces nos vamos de mambo y el país terminó aceptando a hombres de bien y de no tan bien, delincuentes".

 

Frigerio subrayó que "hay argentinos que manejan la droga y la delincuencia, y hay extranjeros, esos que dejamos pasar por no tener controles, que también lo hacen".

 

En este sentido, afirmó que esas personas "sentían que la Argentina era una tierra fértil para delinquir" y destacó que eso es lo que el gobierno busca "evitar".

 

"Tenemos que ordenar la política migratoria, como se hizo en el pasado", destacó el funcionario, quien dijo que la decisión del Gobierno "para la gran mayoría de la sociedad es razonable".

 

El titular de la cartera política presentó un sistema de Información Anticipada de Pasajeros (API), que comenzó a regir este jueves en aerolíneas y cruceros, y que busca restringir el ingreso al país de extranjeros con antecedentes penales y acelerar la salida de aquellos que sean condenados por delinquir.




Recomienda esta nota: