(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
30/01/2017

Argentina

Recapturan a un represor condenado a perpetua prófugo desde 2013

Jorge Antonio Olivera se había escapado del Hospital Militar y fue detenido por la Policía Federal en la casa de su ex esposa en San Isidro, tras tareas de inteligencia.

El represor Jorge Antonio Olivera, condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad, fue detenido en una vivienda particular de San Isidro, luego de permanecer prófugo desde julio de 2013, cuando se escapó del Hospital Militar.


Olivera fue encontrado esta tarde por la Policía Federal en la casa de su ex pareja en ese partido. Los efectivos encontraron al prófugo escondido dentro de un auto, en el garage de la vivienda.


Olivera se había escapado junto a Gustavo De Marchi, otro acusado por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura militar. Este último había sido detenido en Almagro en diciembre de 2015.


Fuentes judiciales informaron al sitio Infobae que los seguimientos mediante escuchas telefónicas detectaron que Olivera podía estar en la casa de su ex mujer. El juez Claudio Bonadio hizo lugar al pedido del fiscal Franco Picardo, a cargo de la causa por la fuga, para allanar el lugar, donde fue encontrado.


Olivera, ex teniente de Inteligencia, y De Marchi, ex teniente del Ejército, se fugaron cuando estaban bajo custodia del Servicio Penitenciario Federal (SPF) el 25 de julio de 2013. Hasta allí habían llegado desde San Juan para realizarse estudios médicos.


El Tribunal Oral Federal de San Juan había condenado a Olivera a prisión perpetua y a De Marchi a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad.


Los familiares de Olivera tenían los teléfonos intervenidos y en una de las últimas conversaciones se detectó una charla en clave que podía sugerir que el represor estaría en la casa de su ex mujer. Ante esto, el fiscal Picardi, a cargo de la investigación, pidió el allanamiento del lugar.


Hasta allí llegó esta tarde la Policía Federal, y encontraron la cama matrimonial utilizada y ropa de hombre. Los oficiales comenzaron a revisar toda la casa y encontraron a Olivera escondido en el auto que estaba en el garaje de la casa.


El represor no opuso resistencia y será puesto a disposición del Tribunal que lo condenó y del SPF. Por la fuga están procesados una decena de ex directores y jefes del SPF, entre ellos quien era su titular en 2013, Víctor Hortel.


De este modo, fueron reapresados ambos represores buscados desde hace poco menos de cuatro años. (Infobae, ambito.com)





Recomienda esta nota: