10/04/2017

Argentina

Cayó un 40% la producción de celulares y acumula cinco años de retracción

También se redujo un 30% la cantidad de los empleados en Tierra del Fuego que se dedicaban a fabricar celulares, televisores, microondas y equipos de aire acondicionado.

La producción de smartphones en el país cayó un 40% durante los primeros meses de este año, en comparación con igual período de 2016. En el primer bimestre se fabricaron 1.036.350 celulares, frente a 1.728.307 del año pasado.

Los datos fueron divulgados el viernes pasado por la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), la entidad empresaria que nuclea a los productores nacionales de tecnología.

El informe también advierte que el derrumbe de la producción de celulares llevó a una fuerte caída del empleo en un 30% en Tierra del Fuego, donde se fabrica el 100% de las terminales comercializadas en el país.

Con estas cifras, la tendencia con respecto a lo ocurrido en el sector en 2016 se mantiene ya que en dicho año la producción de smartphones cayó 24% con respecto a 2015, pasando de 11,8 millones 9 millones de unidades. En aquel momento, la situación se vio agravada por el incremento del contrabando, que tuvo en el mismo período una suba de 25%, alcanzando un estimado de 2,5 millones de equipos.

También 2015 cerró con datos negativos. Ese año, la producción había caído 5% con respecto a 2014, llegando a 10,5 millones de unidades. Y 2014 con respecto a 2013, también se redujo 16,85%. El año anterior, es decir 2012, se habían fabricado 13,9 millones de unidades, lo que habia provocado una suba de 26,3% con relación a igual período de 2011.

En la actualidad, el documento de Afarte informa una complicada realidad para la producción de Tierra del Fuego, ya que no sólo se sintió fuerte la caída de celulares sino también de otros equipos de electrónica, como televisores, microondas y equipos de aire acondicionado. Esto hizo que el personal se redujera de 9700 a 6900 en el primer bimestre.

Según un informe de la consultora Carrier & Asociados, "se puede asumir que el retroceso fue impulsado mayormente por la caída de la economía, un tema coyuntural. Pero no puede descartarse un aspecto más estructural, que no es de Argentina sino del mercado de celulares en general y tiene que ver con que el grado de innovación de la industria se ha desacelerado".

Es decir, los nuevos equipos que salen de fábrica no ofrecen novedades que los hagan más atractivos a los en uso, lo cual se refleja también en el período que se están tomando los argentinos para recambiar los equipos y que ahora llega a casi dos años. "Quien tiene hoy un equipo de hace 2 años ya habla, usa Whatsapp, accede a redes sociales, saca fotos de una calidad aceptable, escucha música, ve videos. Un equipo nuevo no aporta un salto cualitativo significativo", detalla la consultora en su documento.

Otro componente tiene que ver con el costo de venta de los equipos, al punto que el 75% del mercado de comercialización se sostiene con celulares de entre $ 3500 a $ 7000 y no con equipos más caros como el flamante iPhone, que este lunes lleva recién un fin de semana de venta en los locales argentinos. 



Recomienda esta nota: