13/04/2017

Argentina

Solidaridad

Un remisero de Salta devolvió una mochila con $6.000

Cecilia Bustamante, una jubilada, olvidó su sueldo en el taxi. Germán Corbalán, el remisero, la buscó y le devolvió el dinero.
Un remisero de Salta devolvió una mochila con $6.000 | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Devolvió la mochila sin si quiera saber el monto que contenía

Cecilia Bustamante, de 73 años, vivió una penosa mañana el pasado lunes cuando se dirigió desde su domicilio, en la localidad de El Bordo, hasta las oficinas del Correo Argentino ubicado en la ciudad salteña de General Güemes, a cobrar su jubilación.

Allí, luego de una espera de media hora, hizo efectivo el cobro de sus haberes mínimos, un poco más de $6.000.

Cecilia colocó el dinero dentro de un monedero que a la vez introdujo en el interior de una mochila roja que abrazó fuerte para mayor seguridad. Después de tomar todos los recaudos, junto a uno de sus nietos, quiso ir hasta el banco Macro: “Ya no puedo caminar porque soy operada de las dos rodillas, entonces subí a un remis para ir al banco por un trámite. Cuando nos desocupamos, al levantarme de mi asiento en el banco me di cuenta que no estaba la mochila con la plata, me vino una gran angustia, no sabía si alguien la había levantado del asiento o si la había dejado en el correo o en el remis”, relató.

Justo en el momento en que llegó Cecilia con su nieto a la comisaría, el remisero pasó por el lugar y se detuvo para devolverles la mochila con todo el dinero en su interior. “Fue una gran suerte, ya no existen personas así, él podría haberse quedado con todo, pero nos estaba buscando para devolverla, yo le agradezco infinitamente por su gesto de buena persona, es la primera vez en 73 años que me pasa algo así, siempre soy muy precavida, tengo varias cuentas que pagar y sin ese dinero no lo podría hacer, le agradezco nuevamente por su honradez a este señor”, expresó Cecilia.

Germán Corbalán, es el nombre del remisero local. Se dio cuenta que alguien había olvidado una mochila en su automóvil cuando se dirigía a su domicilio. “Hice un último viaje antes de regresar a casa como ya lo tenía previsto, allí noté la presencia de la mochila, por suerte no subí a ningún otro pasajero. Tuve que abrir y ver en su interior para saber a quién pertenecía, estaba el nombre pero no la dirección de la señora, por lo tanto me dirigí a una empresa de TV por cable, pensando que con suerte era abonada y tuve razón, allí me dieron la dirección. Cuando salí pasé por la comisaría y los reconocí, me detuve para devolverles la mochila con la plata que sabía estaba en su interior, aunque no sabía cuál era el monto”, manifestó Corbalán y finalizó: “Solo hice lo correcto, esa plata no es mía”.




Recomienda esta nota: