18/04/2017

Argentina

Macabro caso en Mendoza

Hallaron un bebé mutilado y descubrieron que su madre lo había enterrado al nacer

La joven de 16 años tuvo al bebé sin que su familia lo supiera y lo enterró en el patio de su casa. Sus mismos padres hallaron el cuerpo mutilado y embarrado.

El sábado pasado en la localidad mendocina de Guaymallén, un macabro hallazgo dejó conmovidos a los vecinos de la zona.

Todo se inició el sábado al mediodía, cuando una familia llegaba a su vivienda de calle Tabanera, en Colonia Molina, y observó que un perro arrastraba un pequeño cuerpo. Advirtieron que se trataba de un bebé, que estaba embarrado y tenía mutiladas las extremidades. Rápidamente llamaron al 911.

La primera pregunta que se hicieron los investigadores era si la criatura había nacido con vida. Luego, la tarea sería dar con la madre. Esto último siempre resulta complejo.

Sin embargo, al día siguiente todo empezó a aclararse y llamó la atención de los pesquisas. La misma familia que había encontrado el cuerpo volvió a llamar para informar quién era la mamá. Se trata de la hija de 16 años de la pareja.

La dueña de casa había notado que la jovencita tenía en su cuerpo un olor particular y muy fuerte, algo similar a una infección. La mujer empezó a interrogar a la menor acerca de si le ocurría algo, hasta que la chica confesó que el bebé hallado era de ella, pero había nacido muerto. Ante esto, ella decidió enterrarlo. La madre quedó sorprendida, ya que no estaba al tanto de que su hija estaba en embarazo.


Por orden del fiscal Gustavo Pirrello, a cargo de la investigación, se decidió internar a la adolescente ante una posible infección. Desde la noche del domingo está con custodia policial alojada en el hospital Lagomaggiore. Su madre fue trasladada a la fiscalía para declarar.

En sede judicial dio detalles de lo que le contó su hija y se cuestionó por no haber advertido que la chica estaba embarazada. Al respecto, sostuvo que la menor frecuentemente usa ropa ancha, ya que es skater y que no habían notado que tenía panza. Además, explicó que los últimos meses ella y su marido habían estado ocupados con la construcción de la casa y que por eso no habían estado muy cerca de su hija.

El cadáver del bebé fue llevado el sábado al Cuerpo Médico Forense, en donde los profesionales determinarán si nació con vida o no y cuáles fueron las causas de muerte.

Policía Científica el día del hallazgo había notado un traumatismo en el craneo que podría haber sido por un golpe, aunque los investigadores esperan que esto sea confirmado por el forense.

Si el bebé nació muerto la causa quedaría archivada, pero si los médicos constatan que sus pulmones se llenaron de aire es que tuvo vida y allí podría complicarse la situación de la joven madre. Las mutilaciones se las habrían provocado los perros y estaba embarrado porque fue enterrado.




Recomienda esta nota: