28/04/2017

Argentina

Conocé el proyecto de ley que busca prohibir las jineteadas y la tracción a sangre

El 31 de marzo ingresó en el Congreso un proyecto impulsado por un diputado del PRO, inspirado en una petición en la plataforma online Change.org que recibió más de 60.000 firmas.

El 31 de marzo ingresó en el Congreso Nacional un proyecto impulsado por el diputado del PRO, Daniel Lipovetzky, para prohibir las jineteadas y la tracción a sangre, proyecto inspirado en una petición en la plataforma online Change.org que recibió más de 60.000 firmas.

"Nuestro propósito es generar conciencia sobre una problemática que es humana además de animal", indicó Eliana Couso, una de las responsables de la organización animalista No Más TAS (tracción a sangre).

Al respecto, Couso advierte: "además de la explotación y el maltrato animal, se trata también de una problemática vinculada a índices elevadísimos de precarización laboral".

El diputado Lipovetzky explicó: "la importancia de proteger a los caballos está emparentada a una situación social específica que también es necesario atender".

"Finalmente pudimos encontrar una redacción adecuada para el proyecto en la que se establece la prohibición de TAS en el uso urbano y un período de transición que dé lugar a un proceso de sustitución de los carros por otros mecanismos", señaló el legislador.

Iniciativas de este tipo ya fueron analizadas en Tucumán, pero por distintos motivos, nunca prosperaron."Para los animales es un verdadero calvario", describió Edgardo di Salvo, el veterinario especialista en equinos que también forma parte de la agrupación. "Los caballos circulan mal herrados o sin herraduras, desnutridos, deshidratados, sin plan sanitario al día, muchos quedan ciegos por los cadenazos, hay yeguas preñadas atadas al carro, patologías óseas…", enumeró.

Los animalistas consideran que durante las jineteadas, los caballos también sufren maltrato. "Hay que generar la reconversión de una fiesta criolla más relacionada al espíritu de la danza y el tradicionalismo y no con la tortura como si fuera un circo romano", opinó di Salvo.

Alejandra Belda, veterinaria y miembro de la ONG santafesina SOS Caballos, devela un escenario menos alentador. "Lo que se venden son espectáculos públicos donde se hiere, hostiliza y se maltrata al animal. Ni que hablar de las jineteadas clandestinas donde se cobra una entrada y se permiten toda clase de crueldad con los caballos", indicó en diálogo con Télam. Entre los padecimientos enumeró el uso de espuelas, cuchillas, látigos, estimulación farmacológica, entre otros elementos para que el animal corcovee.

"El año pasado comenzó a hablarse de llevar al Congreso un proyecto que declare la jineteada un deporte nacional y para mí no hay nada más lejos de eso. Es un festival gauchesco relacionado al folclore donde una parte no tiene la posibilidad de defenderse", resaltó Belda.

Para Di Salvo, "la doma se puede reconvertir. Que dejen las espuelas, que cambien el rebenque por un poncho y que sea alusivo. Tiene que ser una fiesta gaucha que respete los valores, el espíritu y el altruismo de las personas en consonancia con el de los animales".



Recomienda esta nota: