(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
29/08/2017

Argentina

Dictadura Cívico-militar

Internan al represor Miguel Etchecolatz luego de sufrir un ACV en la cárcel

La información indica que el principal sospechoso por la desaparición de Jorge Julio López ya está consciente y a la espera de recibir el alta.
Ampliar (1 fotos)

El represor Miguel Etchecolatz fue trasladado a un hospital donde ya se espera que le den el alta.

En la noche del lunes en las redes sociales trascendió y comenzó a divulgarse una noticia relacionada con Miguel Etchecolatz, el represor que se encuentra preso en el penal de Ezeiza cumpliendo una condena por numerosos delitos de lesa humanidad, quien sufrió un ACV y fue derivado a un hospital.

Etchecolatz se encuentra ahora en un primer piso del Hospital Interzonal General de Agudos Doctor Alberto A. Eurnekian, en el corazón de Ezeiza, adonde ingresó el lunes al mediodía luego de sufrir un ACV en el penal, según informa el diario La Nación.

En la madrugada de hoy el represor ya se encontraba consciente y sin correr peligro. No lo acompañaban conocidos ni familiares -"no está permitido", dijeron-, pero sí oficiales del Servicio Penitenciario Federal. En el lugar, desconocían cuándo el represor será dado de alta. Mientras un patrullero vigilaba la entrada, sobrevolaba el temor a posibles escraches contra Etchecolatz. En la puerta del hospital, una mujer de unos 25 años le comentaba a sus amigos cómo había sido el momento en el que vio pasar por la guardia del Eurnekian al ex comisario de la Policía Bonaerense "en silla de ruedas y acompañado por una enfermera". Según decía, fue pasadas las once de la noche y, al represor, se lo veía bien.

Días atrás, el juez federal Ernesto Kreplak, a cargo del juzgado Criminal y Correcional N°3 de La Plata, rechazó la solicitud de prisión domiciliaria que había hecho el presidiario mediante un pedido de su defensa.

Etchecolatz fue condenado en seis oportunidades por crímenes de lesa humanidad: en 1986, a 23 años de prisión en la causa llamada 44 o "Camps"; en 2004, a siete años de prisión (reducida luego a cuatro) por la apropiación de una hija de desaparecidos; en 2006, a reclusión perpetua en la conocida como "causa Etchecolatz"; en 2012, a prisión perpetua por el "Circuito Camps"; en 2014, a prisión perpetua por un doble homicidio de la causa "La Cacha" y, en 2016, a 25 años de prisión por el secuestro y las torturas a una pareja desaparecida.

 

El 18 de septiembre de 2006, el albañil Jorge Julio López había salido de su casa en Los Hornos para dirigirse a la municipalidad de La Plata a oír los alegatos del juicio donde se juzgaba al represor Miguel Etchecolatz, contra el que él mismo había declarado en causas por crímenes de lesa humanidad. López, que había sido secuestrado por largo tiempo durante la última dictadura militar, nunca llegó a la sede comunal y desapareció sin dejar rastros; por segunda vez. Desde ese entonces, vive en la memoria de cada argentino que lo busca.

 

 


Recomienda esta nota: