07/12/2017

Argentina

Causa AMIA

El Memorandum "no entró en vigor" por lo que no configura ningún delito, explicó Rafecas

En una entrevista con Jorge Fontevecchia el juez explicó sus motivos para desestimar la denuncia de Nisman contra Cristina Kirchner, por lo que fue citado ante el Consejo de la Magistratura luego de haber sido denunciado.
Ampliar (1 fotos)

El juez Daniel Rafecas explicó por qué desestimó la denuncia de Nisman.

Este jueves por la mañana el juez Daniel Rafecas se presentó ante el Consejo de la Magistratura, horas después de que el juez federal Claudio Bonadío hiciera detener a Luis D'Elia y Carlos Zannini y ordenara, entre otros, la detención de la senadora Cristina Fernández de Kirchner, sobre quien pidió el desafuero a la Cámara Alta.

Rafecas cuenta con más de 13 años en el fuero federal, y fue acusado por Ángel Rozas por su decisión de cerrar la denuncia de Alberto Nisman contra la anterior Presidenta por supuesto encubrimiento del atentado de la AMIA a través de la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán.

Segén informa Clarín, son cinco las acusaciones que recaen sobre Rafecas, primero por una “insuficiente actividad procesal” ya que según el escrito “no hubo producción de pruebas”. También se le recrimina haber cometido un “análisis parcializado de la prueba”, un “faltante o insuficiente fundamentación” de su decisión, además de una “argumentación falsa y manifestaciones políticas improcedentes” y conjuntamente una “inusual premura en la resolución del caso”.

Rafecas habló en una extensa entrevista a Perfil con Jorge Fontevecchia, en la que entre muchos otros temas, explicó sus motivos para desestimar la denuncia de Nisman.

Rafecas se basó en "dos documentos firmados por Nisman en diciembre de 2014, absolutamente contemporáneos con la redacción de la denuncia, en donde hablaba bien del gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, en una visión opuesta a lo que trascendía de la denuncia. Este contrasentido a mí, como juez, me generaba perplejidad. ¿A cuál de los dos Nisman debía creerle?" y agrega que "se probó que, efectivamente, esos documentos, habían sido firmados en diciembre de 2014. En diciembre de 2016 vino a declarar a la sede del Consejo Armando Antao Cortez, uno de los secretarios letrados de Nisman, y confirmó que esos documentos fueron firmados ante él, en diciembre de 2014 y que además había firmado otros en octubre y en noviembre. Lo cierto es que en esos documentos, contemporáneos con la redacción de la denuncia de 300 páginas que había sido preparada antes de presentarla porque Nisman estaba de viaje, hablaba elogiosamente del gobierno de Cristina Kirchner, y citaba el discurso que la ex presidenta había dado en Naciones Unidas en septiembre del 2014, tres meses antes".

"La denuncia de Nisman gira en torno al Memorándum con Irán, que se firmó en enero del 2013. Como sabemos, ese Memorándum, no vio la luz, no entró en vigor, Irán nunca lo aprobó, no se procesaron las cartas reversales. Ese Memorándum quedó trunco, no se convirtió en un acto jurídico y, por lo tanto, no pudo producir ninguno de los efectos que, supuestamente, podía tener. La mirada que tuve como juez, y que también la tuvieron la Cámara Federal y el fiscal de la Casación, es que era imposible que el Memorándum se convirtiera en un acto jurídico, y, por lo tanto, pudiera generar algún efecto".

Consultado sobre si no alcanza con la intención de cometer un delito para ser culpable, rafecas explicó que "lo que vale es el ordenamiento jurídico. En un Estado de Derecho, la mera intención no basta para configurar delito. Tiene que haber también una cuestión material, objetiva, que ponga en peligro un valor, un bien jurídico".

Y detalla "en Derecho Penal hay tres etapas sucesivas. La primera es la preparación del delito (...) Lo que como juez en primera instancia y la Cámara Federal y el fiscal de casación dijimos, es que, como mucho, lo que denunció Nisman, quedó en la etapa de preparación".

"El problema para la hipótesis de la acusación, es que en ese documento clave firmado por (el ex canciller, Héctor) Timerman, en dos párrafos se aclara que ese Memorándum, de ninguna manera modifica el estatus de las Notificaciones Rojas. Y le recuerda a Interpol que el único en condiciones de cambiar la situación de las órdenes de captura de los funcionarios iraníes es el juez de la causa. Y para mayor seguridad, se le pide a Interpol una confirmación oficial. Un mes después, el 15 de marzo del 2013, el jefe de asuntos jurídicos de Interpol le respondió a la Cancillería argentina, confirmándole que la firma del Memorándum no altera en nada el estatus de las Notificaciones Rojas".

 

 

 

 

 

 


Recomienda esta nota: