15/12/2017

Argentina

Decepción por el fracaso de la cumbre de la OMC en Argentina

La XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio culminó sin acuerdos ante la falta de consenso entre los 164 miembros de la entidad. """No hubo suficientes resultados", reconoció Malcorra.
Ampliar (1 fotos)

La ex canciller Malcorra reconoció que hubo diferencias que impidieron avanzar.

En un clima general de "decepción", la XI Conferencia Ministerial (MC11) de la Organización Mundial del Comercio (OMC) culminó sin acuerdos ante la falta de consenso entre los 164 miembros de la entidad, a pesar de que el presidente Mauricio Macri, al inaugurar el encuentro realizado en Buenos Aires, se había pronunciado a favor de un “mundo abierto donde todos comercien con todos”. Las diferencias entre las potencias, que cada día acentúan sus políticas proteccionistas, frustraron cualquier acuerdo sobre pesca, comercio electrónico y pymes.


Las negociaciones de último momento no dieron resultado y con los antecedentes de las cumbres de Seattle, Cancún y Ginebra, la reunión de la OMC en Buenos Aires culminó el martes y no mostró una declaración ministerial, ante la falta de acuerdo en todos los puntos de la agenda.


La excanciller argentina y presidenta del MC11, Susana Malcorra, trató de matizar el fracaso afirmando que hay "una decisión política de algunos países que están empezando a contemplar posiciones diferentes sobre el comercio mundial", y adelantó que se confeccionó otro cronograma de trabajo para continuar los debates sobre la eliminación de los subsidios a la pesca ilegal, consideró Malcorra.


Por su parte, el director general de la entidad, Roberto Azevedo, indicó que la imposibilidad de cumplir plazos en algunas negociaciones generó una "decepción especialmente amarga" y resumió: "No hay dudas de que se podría haber alcanzado mejores resultados pero no hubo flexibilidad en las negociaciones".


"Las ministeriales son negociaciones de toma y daca y, a veces, no hay nada que ofrecer; no conozco ningún sistema perfecto pero es el mejor que tenemos y funciona: evitó la catástrofe de 2008", argumentó Azevedo, aunque reconoció también el "momento de encrucijada para el comercio internacional, que se plasmó en los resultados".


"Hay cambios que impactan en cómo los centros de poder se balancean entre sí", afirmó más adelante Azevedo, quien reconoció la disputa de fondo entre Estados Unidos y China, las dos grandes potencias proteccionistas. "Hay veces que ciertos problemas deben ser aceptados para alcanzar un acuerdo: no es esto o lo otro", agregó Malcorra a su turno, tras subrayar que "no hubo ninguna delegación que no mencionara que estamos en una encrucijada".


Dadas las divergencias en cuanto a los subsidios agrícolas, a la pesca, comercio electrónico y servicios, principalmente, Azevedo admitió que "los países no se pudieron poner de acuerdo en los ejes trazados. A pesar del apoyo al sistema multilateral, todo eso no disminuye la decepción amarga que sentimos. Viene un examen de introspección". Tal vez en el momento más tenso, dijo que "el sistema multilateral no es lograr siempre lo que se quiere. Acá no se tradujo acciones. Si lo perdemos, lo vamos a lamentar mucho".


Los 164 delegados mantuvieron desde el lunes y hasta entrada la tarde del miércoles negociaciones formales e informales sobre diferentes temas, considerados más avanzados que la agenda de Doha.


La eliminación de los subsidios a la pesca ilegal, las distorsiones al comercio de alimentos, el comercio electrónico, los servicios, la inclusión de las mipymes al sistema multilateral, entre otros, fueron los principales temas que no obtuvieron consenso en Buenos Aires y que deberán esperar hasta la próxima conferencia de 2019.


Luego de las tres jornadas de debate, las sesiones plenarias no pudieron superar el bloqueo político que se observó anteriormente en Ginebra y que quedó de manifiesto el lunes con la participación discursiva de los Estados Unidos en la sesión de apertura, cuestionando el sistema basado en reglas. El titular de la OMC señaló sin embargo que la labor sobre los temas pendientes continuará en la duodécima conferencia ministerial, cuya sede aún no se definió. En un instante, Azevedo pareció enviar una señal de aproximación a los Estados Unidos. "Es una gran protagonista. Estamos ante una perspectiva distinta que introduce incertidumbre. Pero no se le puede achacar a un único protagonista el éxito o el fracaso".


"No hubo suficientes resultados", remarcó Malcorra en la reunión de clausura, quien señaló sin embargo que se fijaron "parámetros sobre trabajos a futuro" en temas tales como integración de pymes al comercio mundial, comercio electrónico, o género, temas relativamente nuevos en la historia de las cumbres de la OMC.

(Página 12; baenegocios.com)


Recomienda esta nota: