16/04/2018

Argentina

Aguad ante el Senado por el ARA San Juan: "Lo más probable es que haya caído en el talud"

El ministro de Defensa dio explicaciones sobre la desaparición del submarino ante la Comisión Bicameral y afirmó que el Gobierno "no ocultó nada". También reveló que contrataron videntes para intentar dar con el paradero del navío.
Ampliar (1 fotos)

En medio de un fuerte malestar de los familiares de los tripulantes del ARA San Juan, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, se presentó en el Congreso para dar explicaciones sobre la desaparición del submarino. En especial, para rendir cuentas sobre el operativo de búsqueda y cuáles serán los próximos pasos a seguir.


A cinco meses de la desaparición de los 44 tripulantes de la nave y en medio de las filtraciones acerca de supuestas misiones encubiertas de la Armada, el ministro Aguad se negó a jurar antes de comenzar su exposicón ante la Bicameral y adelantó que no revelaría "secretos militares" sobre las tareas de la embaracación.


“No necesito jurar para decir la verdad”, se excusó el ministro. Antes de preguntar acerca del tiempo transcurrido desde la última comunicación del submarino, subrayó: “Es más grave como ministro mentir que haber jurado como testigo. La testimonial es una formalidad innecesaria porque soy funcionario público”.


Tras definirse como el “garante de la defensa nacional como delegado del Presidente”, Aguad aclaró que “hay un artículo del Código Penal que me impide revelar secretos militares”. “Hemos relevado del secreto para la Justicia, para que pueda encontrar la verdad”, aclaró, sin embargo, y adelantó que no lo haría “en una asamblea multitudinaria”.


Durante su exposición, el ministro negó que el ARA San Juan haya estado a pocos kilómetros de las Islas Malvinas, tal como había señalado en su momento el jefe de Gabinete Marcos Peña ante la Cámara de Diputados, en base a un informe de la propia Armada. Hoy Aguad atribuyó aquella información a la inscripción de una “longitud equivocada" en "un borrador" de la Marina, y afirmó que “lo más cerca que pasó (de Malvinas) fue a 185 km de distancia, dentro del área económica exclusiva de la Argentina y muy lejos de un área exclusiva (por área de exclusión)".


"Desde el primer momento, nos impusimos a contar toda la verdad. No ocultamos nada de nada", aseveró el funcionario en su intervención. Y remarcó el rol de Enrique Balbi, el vocero de la Armada. "Informamos mediante una persona calificada, todos los días daba un informe, que previamente se le daba a los familiares", subrayó.


Aguad defendió el accionar del Gobierno: "Hemos puesto y seguiremos poniendo todo nuestro empeño para encontrar el submarino". Ante las críticas del bajo precio de la recompensa, el ministro argumentó que redireccionaron partidas presupuestarias para la búsqueda, para "no escatimar gastos".


En el expediente donde está el curso del ARA San Juan hubo pequeñas rectificaciones que tenían ver con la situación climática. En especial, por el estado del mar. Hubo alguien que en algún momento hizo un parte equivocado, que era un borrador. Ese documento generó falsas interpretaciones. Se escribió una longitud equivocada", aclaró Aguad en referencia a la versión que aseguraba que la nave había estado cerca de las Islas Malvinas.


Sin embargo, el ministro reafirmó que eso nunca ocurrió. Ya que si efectivamente hubiese pasado, no hubiese estado el pasado 15 de noviembre en el lugar donde se registró su última ubicación. "Tendría que haber estado cuatro días más tarde. Esto demuestra que esa corrección era un error. Ahora yo no sé si fue al expediente por equivocación o por mala fe", apuntó el funcionario. "Lo más cerca que estuvo de las Malvinas fue a 185 kilómetros de distancia, dentro del área económica exclusiva de la Argentina", agregó.


Según el detalle del ministro, el submarino arribó el pasado 4 de noviembre a las 15. Al otro día, se cambió un interruptor del tablero de propulsión. "Era la única falla técnica que teníamos conocimiento hasta el momento", aseveró. En el informe, resaltó que no se requirió apoyo técnico o de repuestos. Tampoco se informaron inconvenientes que impidieran continuar con la navegación. El 8 de noviembre, partió del puerto rumbo a Mar del Plata.


Es uno de los puntos más cuestionados por los familiares de los tripulantes, que apuntaron contra el Gobierno en reiteradas oportunidades sobre el área de rastrillaje. Aguad recordó durante una primera instancia, participaron 26 buques y 11 aeronaves que fueron enviados por siete países. Alrededor de cuatro mil personas estuvieron involucradas.


Cuando ya llevaba más de tres horas ante la Bicameral, Aguad afirmó que "hasta el 1 de abril (el submarino) fue buscado con la mejor tecnología que hay en el mundo, con las mejores armadas", y enseguida agregó que, inclusive, se implementaron actividades no contempladas en los protocolos de búsqueda. “Lo hemos buscado, hemos puesto hasta videntes arriba de los barcos”, reconoció.


El polifacético funcionario radical afirmó que el Gobierno nacional quiere encontrar “casi obsesivamente” al submarino desparecido. “Hace mucho tiempo lo estamos buscando y lo buscaremos el tiempo que sea necesario", agregó. El ministro aseguró, además, que el ARA San Juan "estaba objetivamente en condiciones de navegar", y anticipó que el Ejecutivo comenzó "las actuaciones de contratación directa" de un sistema teledirigible para la búsqueda del submarino.


Una vez que el ministro terminó con su presentación, los familiares de los tripulantes tuvieron la palabra. En medio fuertes cruces y cuestionamientos, le preguntaron sobre diferentes puntos del informe. En particular, por el operativo de búsqueda y el compromiso del Gobierno en el proceso. "Yo no puedo tener el mismo dolor que ustedes, pero hace cinco meses este tema es el único que trato. Desde el primer día, yo siempre tuve este compromiso", se defendió el líder de la cartera de Defensa. (PáginaI12; TN.com.ar)


Recomienda esta nota: