17/04/2018

Argentina

Destruyeron un auto para apagar una alarma que no dejaba de sonar

El vehículo tenía la ventanilla partida en dos y los fusibles desparramados en la calle.
Ampliar (1 fotos)

El auto fue duramente destrozado.

Un joven de 29 años salió a festejar el cumpleaños de un amigo por Palermo y cuando volvió a su auto, a pocas cuadras del lugar, se dio cuenta de que se lo habían destruido. Sin embargo, no se trató de un robo. En las cuatro horas que estuvo afuera, la alarma del vehículo no paró de sonar y un vecino enfurecido la detuvo a los golpes.

El episodio ocurrió  cuando Walter Cuccaro estacionó su Ford Focus 2006 en la calle para ir a un boliche de la zona. Según denunciaron los vecinos, a partir de ese momento comenzó a escucharse una alarma que duró hasta la 1.

Tras la queja de varias personas, una patrulla llegó al lugar para ver qué era lo que sucedía. Los efectivos se encontraron con el auto bien estacionado sin problemas y no figuraba como robado, por lo que no podían hacer nada a pesar de que sonaba la alarma.

Después de varias horas, la alarma se silenció sorpresivamente. A los pocos minutos, un vecino se comunicó de nuevo con la policía, pero por otro motivo: el vehículo de Cuccaro tenía la ventanilla rota. "Eso no es todo. Me rompieron la fusilera del auto, sacaron todos los fusibles y los tiraron a la calle. Además, al no poder abrir el capot desde adentro del auto me destruyeron la parrilla y una óptica. Querían desconectar la batería", relató el joven.

"Para el vecino no fue suficiente el daño. Con algún elemento punzante rayó toda la pintura de la parte trasera del auto", detalló Cuccaro. Cuando estaba a punto de volver a su casa en Longchamps se encontró que un efectivo lo esperaba al lado de su Ford Focus. "El policía amablemente se quedó a cuidar el auto para que no aprovechen a robarle cosas y me explicó lo sucedido", señaló. (tn.com.ar)


Recomienda esta nota: