12/07/2018

Argentina

Crece el escándalo por los aportantes truchos de Cambiemos

La gobernadora Eugenia Vidal aseguró que el partido gobernante "no tiene nada que ocultar", acusó al kirchnerismo y anunció que habrá una auditoria para aclarar el financiamiento de la campaña legislativa del año pasado. Citan a 50 testigos.
Ampliar (1 fotos)

La lista de colaboradores dudosos a la campaña ya suma 500 nombres de personas que podrían haber sido víctimas de robo de identidad.

Mientras la lista de aportantes falsos para la campaña legislativa del Cambiemos en 2017 continúa creciendo a partir de testimonios de ex miembros del PRO y de ciudadanos que se han visto afectados por la presunta maniobra, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal finalmente habló hoy sobre la denuncia y minimizó las acusaciones, asegurando que "no hay nada que ocultar".


La mandataria, que fue denunciada ante la justicia provincial, eligió dar su versión veinte días después de que la denuncia se hiciera pública. Vidal repitió el libreto de Cambiemos y descalificó la denuncia tildándola de "kirchnerista", a pesar de que la causa principal que lleva adelante el juez federal Sebastián Casanello fue presentada por el titular de La Alameda, Gustavo Vera, hombre cercano al papa Francisco, y el avance del expediente fue impulsado por el fiscal Carlos Stornelli, ex jefe de Seguridad de Boca Juniors.


La gobernadora rompió el silencio —que mantienen el senador Esteban Bullrich y la diputada Graciela Ocaña, quienes encabezaron las listas en las últimas elecciones— durante una recorrida por la localidad de General Villegas. Allí, consultada acerca de la desconfianza que generó la aparición de 205 aportantes falsos, lista que se amplió con el correr de los días a 500, subrayó la necesidad de "recuperar el valor de la palabra" a través de la obra pública.


"No hay nada que ocultar", fue la primera respuesta de la gobernadora, quien agregó que el PRO bonaerense, que ella preside, presentó la rendición de cuentas tras las elecciones legislativas del año pasado. "Nos presentaremos y presentaremos todos los papeles y lo que es más importante es que la ley de financiamiento de partidos políticos tiene lagunas y deficiencias y por eso creemos que haya una nueva ley que contemple que los aportes sean bancarizados, así no queda ninguna duda sobre quién aportó y quién no así tenemos las cuentas claras”, afirmó la mandataria.


Aunque reconoció que ordenó realizar una auditoria interna sobre las listas de aportantes, Vidal descalificó la investigación de El Destape: "Es una denuncia del kirchnerismo, pero no importa de dónde venga".


La investigación periodística reveló (y elevó ante la Cámara Electoral) una lista original de 205 aportantes de Cambiemos falsos, la mayoría de ellos habitantes de barrios muy humildes y beneficiarios de planes sociales. Tras las primeras revelaciones surgieron más nombres, entre ellos ex militantes del PRO como un actual concejal de Avellaneda, tal como informó PáginaI12. Los nuevos testigos engrosaron la lista de los primeros denunciantes y hoy ascienden a 500.


La instancia judicial del escándalo comenzó con la presentación del titular de La Alameda y ex concejal porteño, alejado del kirchnerismo y dirigente cercano al Papa. La investigación posterior fue impulsada por el fiscal Stornelli. El ex secretario de Seguridad bonaerense decidió el pasado 3 de julio pedir la imputación de los dos recaudadores de Cambiemos, quienes hicieron la rendición de los aportes ante la Cámara Electoral.


Stornelli advirtió que detrás de los aportes truchos podría haber lavado de dinero, ya que el núcleo de la maniobra giraba alrededor de la utilización de la identidad de al menos 467 personas, en su mayoría beneficiarias de planes sociales, quienes aparecen como donantes de entre 300 y 2 mil pesos. El juez Casanello, por su parte, ya citó a declarar a 50 testigos.


Con el correr de los días, otros supuestos aportantes de Cambiemos negaron haber coloborado con la campaña. Ya no se trataba de personas en situación de vulnerabilidad sino ex miembros del PRO. PáginaI12 reveló el caso del actual concejal de Avellaneda, Roberto Daniel García, quien denunció que se trata de “una estafa y de lavado de dinero”.


Fabián Balut, dueño de una automotriz y ex candidato a intendente de Bahía Blanca en 2003 por el partido Recrear de Ricardo López Murphy, es otro de los aportantes falsos que ofrecieron su testimonio. “Estos muchachos que nos vendieron humo durante tanto tiempo han demostrado ser más de lo mismo o peor. Yo los voté en 2015 pero después me di cuenta que me había equivocado. Nunca pensé que podían llegar a esto, porque venían a 'moralizar' la política”, se desahogó en diálogo con FM La Patriada.


En paralelo, la senadora bonaerense María Teresa García presentó una denuncia por "falsificación de la identidad" contra Vidal, en calidad de presidenta del PRO, y también contra los intendentes de Lanús, Néstor Grindetti, y de Vicente López, Jorge Macri, y contra el jefe de Gabinete provincial, Federico Salvai, integrantes de la comisión directiva del partido. La denuncia presentada por la senadora exige que se incauten todas las fichas (de afiliados) del PRO, ya que los aportantes falsos no solo aparecen como donadores a la campaña sino como afiliados partidarios.


El juez federal Sebastián Casanello citó a declarar como testigos a 50 personas que figuran como aportantes de la última campaña electoral de Cambiemos en el marco de una causa que investiga presuntos aportes falsos.


Los investigadores buscan confirmar si, tal como figura en la documentación presentada por Cambiemos, ellos donaron dinero para la campaña de legisladores naciones por la provincia de Buenos Aires del año pasado o si sus nombres fueron utilizados sin que ellos lo supieran. También les preguntarán si están afiliados a algún partido (se sospecha que algunos podrían ser afiliados falsos del Pro). "Convocamos a 50 casos testigos", informaron fuentes judiciales a La Nación.


El fiscal Carlos Stornelli impulsó la acción la semana pasada. La hipótesis central es que podría haber existido un delito de "falsedad ideológica" de documentos públicos, si es que se incluyeron aportantes falsos en el informe oficial de ingresos de campaña que presentó el frente ante la justicia electoral, dijeron fuentes judiciales. El origen del caso fue una nota del periodista Juan Ignacio Amorín en El Destape.


El periodista, que libra una batalla para difundir el caso en las redes sociales ante el lento accionar de la justicia y el silencio de los acusados, sostuvo que en las listas de aportantes de Cambiemos figuraban cientos de personas que reciben planes sociales (planes Ellas Hacen y Argentina Trabaja) o que están por debajo de la línea de pobreza y aparecen financiando la campaña oficialista con donaciones por montos de entre 300 y 1500 pesos. De acuerdo con lo denunciado, son gente que no aportó y no tenía ninguna relación con Cambiemos.


En paralelo con la causa de Casanello, el fiscal electoral Jorge Di Lello abrió una investigación preliminar y pidió informes a distintos organismos. Di Lello puso en conocimiento de Casanello toda la documentación reunida, incluido un informe de la Cámara Nacional Electoral que confirmó que de un muestreo de 100 casos de los presuntos aportantes falsos, 99 figuran en los registros oficiales como afiliados al Pro. (PáginaI12; La Nación)



Recomienda esta nota: