10/08/2018

Argentina

Otros tres empresarios pidieron ser "arrepentidos" en la causa de los sobornos

Se trata de Carlos Wagner, Aldo Roggio y Jorge Guillermo Neira, quienes se presentaron ante el juez Claudio Bonadio para exigir ser tomados como "imputado colaborador". Se suman a otros cinco ejecutivos que apelaron a la misma figura. Roggio adelantó hoy su presentación.
Ampliar (1 fotos)

Carlos Wagner, uno de los empresarios imputados que buscan morigerar sus posibles penas.

El ex titular de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, el empresario Aldo Roggio y el gerente de Electroingenieria, Guillermo Neira se presentaron ante el juez Claudio Bonadio para exigirle que su testimonio sea tomado como la figura de "imputado colaborador" en la investigación por el supuesto pago de coimas ligado a la obra pública durante el kirchnerismo.

De esta manera, ya son siete los empresarios que se acogieron a esta figura bajo la que prometieron aportar más detalles sobre la red de pago de coimas montada durante el Gobierno anterior.

Entre los empresarios que ya fueron admitidos como imputados colaboradores están Ángelo Calcaterra, el primo hermano del presidente Mauricio Macri. También pasó por tribunales el director corporativo del Grupo Techint, Luis Betnaza, quien se presentó espontáneamente a principio de semana y hoy regresó como imputado para negar que la mayor empresa del país haya puesta coimas para la obra pública. En tanto, esta tarde, quien decidió adelantar su declaración fue Aldo Roggio, quien se había mostrado dispuesto a “colaborar al máximo con el proceso”.

Estos tres acuerdos de colaboración pactados con el fiscal Carlos Stornelli, ahora están bajo estudio del magistrado federa, quien debe ratificarlos. Por lo pronto, Wagner fue el primero en sumarse a la lista este viernes. El otrora presidente de CAMARCO entre 2004 y 2012 se presentó ante Bonadio para prestar declaración indagatoria en los tribunales federales de Comodoro Py y negoció acogerse a la figura de "arrepentido".

Wagner fue el primero en declarar durante la nueva ronda de indagatorias por las fotocopias de las anotaciones de Centeno, a partir de las que Bonadio y Stornelli comenzaron a trazar una supuesta red de recaudación de coimas o aportes de campaña, que operaba el ex viceministro de Planificación Federal Roberto Baratta y, según la investigación, encabezaban como asociación ilícita los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner.

Luego fue el turno de Jorge Guillermo Neira, gerente de Electroingenieria, quien también llegó a un acuerdo con Stornelli como "imputado colaborador". El tercero en sumarse a la lista fue nada menos que Aldo Roggio. El empresario de una de las constructoras más importantes del país adelantó su declaración indagatoria prevista para este martes para negociar su declaración también en carácter de "arrepentido".

 Roggio, titular de la poderosa constructora que lleva su apellido, había sido convocado para el martes, aunque sorprendió al aparecer esta tarde en los tribunales federales de Comodoro Py.

El empresario imputado aparece nombrado en el cuaderno del año 2008 que escribió Oscar Centeno. El 28 de mayo de aquel año, el chofer de Roberto Baratta explicó que fue a buscar al ex funcionario ahora detenido a la calle Tucumán al 400. Allí estaba Baratta con Rafael Llorens y Fabián García Ramón. "Se habían reunido con Roggio", señalaba la anotación de Centeno. Las oficinas de la empresa fueron allanadas la semana pasada por orden del magistrado.

Aldo Roggio es uno de los empresarios más importantes de la Argentina. Cordobés e ingeniero civil, desde 1999 es el presidente del holding en el que se convirtió la empresa familiar que fundó su abuelo, Benito Roggio, y que en la actualidad integran más de 30 empresas con casi 14.000 empleados en Argentina, Uruguay, Perú, Paraguay, Panamá y Brasil.

Entre las novedades relacionadas con la causa también estuvo la declaración de Luis Betnaza, ejecutivo de la compañía Techint, quien reconoció ante la Justicia el pago de "contribuciones" al Gobierno de Néstor Kirchner para que interceda ante Venezuela para solucionar el conflicto que tenía Sidor.

"Simplemente vine y aclaré todos los tantos de lo que había pasado, pero no me acogí a la figura de arrepentido", sostuvo Batnaza ante la prensa a su salida de los Tribunales de Comodoro Py. El empresario dijo que ante el juez federal Claudio Bonadió se refirió "a la situación de necesidad" que el holding "estaba viviendo en Venezuela en ese momento y la contribución que se hizo para que esto se resuelva".

Betnaza prefirió no entrar en detalles sobre las sumas ante la prensa, pero sí explicó que Héctor Zabaleta, el directivo de la firma que había sido detenido por información que aparecía en las anotaciones del ex chofer Oscar Centeno, "no sabía" el motivo del pago de las coimas que era encargado de realizar.

 "Zabaleta dijo que fue él que había pagado dinero, pero las condiciones y los por qué de ese dinero, él no lo sabía, lo sabía yo", sostuvo, y agregó: "Vine y expliqué las causas por las que cuales había hecho eso, y ahí quedó".

Los pagos de Techint habrían sido en cuotas mensuales, con el fin de que la Casa Rosada negociara con el gobierno de Venezuela -en ese momento bajo la Presidencia de Hugo Chávez- por la indemnización motivo de la estatización de Sidor. (Infobae; ámbito.com; PáginaI12)


Recomienda esta nota: