11/01/2019

Argentina

Las empresas pretenden cobrar un extra por el abono de boletas de servicios en efectivo

Las políticas de enfriamiento de la economía trajeron un recargo del 1% a las empresas por la cantidad de billetes que usan los usuarios. Como respuesta, quienes cobran los servicios le cargarán ese porcentaje a quienes los pagan.
Ampliar (1 fotos)

El uso de efectivo traerá severas consecuencias.

Con Cambiemos ya no hay bolsillo que aguante, sin embargo, desde el gobierno, los bancos y las empresas, siguen exprimiendo el poder adquisitivo de la población.

Ahora parece ser que existe una suerte de abundancia de billetes que se usan como medio de pago -en lugar de tarjetas, transferencias o débitos automáticos- para pagar impuestos.

Increíblemente, esto puede convertirse en mayores gastos para los usuarios de dinero en efectivo, ya afectados violentamente por la política económica nefasta de Cambiemos.

El contexto es que las empresas de cobranza -como Rapipago y Pago Fácil- se estarían viendo con "problemas" por el efectivo. El Banco Central no les recibe billetes a los bancos, y éstos a su vez les cobran una comisión (del 0,5 al 1%) a las grandes empresas que les llevan efectivo.

¿Quién cargará con ese sobre costo? La población, como siempre. Las empresas de cobranza quieren trasladárselo a las empresas que usan los servicios de cobranza, como las empresas de luz, gas, teléfono, y demás.

Claramente, las empresas no quieren pagarlo, y en este sentido pretenden cobrarle una comisión del 1% al ciudadano que pague su factura en efectivo.

Las empresas de cobranza registran pagos por unos 90.000 millones de pesos al mes en sus 15.000 locales distribuidos por todo el país. De ese monto, solo el 10% se realiza con tarjetas de débito.

En este contexto, los bancos defienden el cobro de la comisión, en el BCRA dicen que la situación se está normalizando, y las empresas de cobranza también se quejan de los elevados costos de las empresas de transporte de caudales.

"El costo del efectivo no es otra cosa más que un nuevo impuesto encubierto", dicen en las empresas de cobranza. En Argentina poco y nada se confía en los bancos. El 52% de los argentinos sigue utilizando el efectivo para manejarse en su economía diaria. (infonews.com)


Recomienda esta nota: