31/10/2019

Argentina

Porqué el 31 de octubre se celebra el Día del Ahorro

Nació como consecuencia de la aceleración inflacionaria que azotaba a los países europeos derrotados en la Primera Guerra Mundial, principalmente Alemania e Italia.
Porqué el 31 de octubre se celebra el Día del Ahorro | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Porqué el 31 de octubre se celebra el Día del Ahorro

El Día Mundial del Ahorro se estableció el 31 de octubre de 1924 en Milán como una manera de volver a generar confianza en el papel moneda, en un contexto de aceleración inflacionaria que azotaba a los países europeos derrotados en la Primera Guerra Mundial, principalmente Alemania e Italia, que habían sido obligados a pagar los altos costos de la conflagración por parte de los aliados con el Tratado de Versalles (1919).

Banqueros, inversores y economistas de 29 países reunidos en la Sociedad Mundial de Cajas de Ahorros en Milán establecieron ese día para volver a sentar las bases de la cultura del ahorro y que las personas depositaran sus excedentes de dinero ya no en la alcancía sino en los bancos.

Italia y Alemania venían de sufrir serios procesos hiperinflacionarios e intentaban terminarlos con distintas estrategias. La impresión de moneda sin respaldo hizo que la lira italiana se deprecie de tal manera que el régimen fascista de Benito Mussolini debió plantear un severo ajuste con control de precios: se extendieron las jornadas de trabajo hasta 9 horas sin aumento de salarios, se congelaron los alquileres y el pan se hacía con menos trigo; además, se impuso un impuesto a los hombres solteros y se prohibió la construcción de casas de lujo.

En Alemania, el gobierno socialdemócrata de la República de Weimar (1921-1923) debió vérselas con la hiperinflación que se disparó con el primer pago de las reparaciones por la guerra en agosto de 1921. Inmediatamente aumentaron los precios y las tasas de interés y con el tiempo el papel moneda perdió tanto valor que comenzó a ser abandonado como unidad de intercambio. El punto álgido se alcanzó en noviembre de 1923 y se terminó con la instauración de una nueva moneda en reemplazo del devaluado marco alemán, bautizada como Rentenmark.

Alemania logró así la estabilidad monetaria por al menos una década.



Recomienda esta nota: