(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
15/01/2020

Argentina

polémico

Riña de gallos: una costumbre de raíces milenarias que no se pierde en el Norte Argentino

Escribe Juan Manuel Aragón (Especial para El Diario 24. Patria del *Ciego Montaldo).
Riña de gallos: una costumbre de raíces milenarias que no se pierde en el Norte Argentino | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Riña de gallos: una costumbre de raíces milenarias que no se pierde en el Norte Argentino. La foto es de Gustavo Luis Tarchini.

*Legendario criador tucumano de gallos de combate.

La riña de gallos es una realidad en casi todo Santiago del Estero. En cada ciudad, pueblo, paraje, apeadero o simple revolcadero de burros, gran parte de los varones cría gallos llamados finos y espera dar el golpe en una pelea con apuestas que no le salvarán el año, pero al menos pagarán los gastos etílicos del fin de semana. Hay pequeños pueblos, en que se organiza una riña todos los fines de semana y siempre con mucho público, menos cuando están emplumando las gallinas, desde el final del verano hasta dos o tres meses después.

Mientras la ley nacional 14.346 prohíbe explícitamente las riñas de gallos, desde 1986, cuando gobernaba  la provincia Carlos Arturo Juárez, una  ley las autoriza expresamente. El gobernador César Eusebio Iturre, reglamentó “el combate para el deporte de los gallos”, de una manera tan precisa y minuciosa, que ningún riñisto osa salirse de los parámetros marcados desde entonces. Cinco puntos tiene el reglamento, “De la anotación, pesaje y concertación del combate”, “Del largador y el juez de la riña”, “De la definición del combate”, “Del baño” y “Disposiciones complementarias”. Todo un compendio para  entendidos.  Quien quiera saber algo más, que lo busque en internet para bajarlo completo.

A quienes sostienen que se trata de una práctica sangrienta, los galleros responden que más sanguinolento es comer morcilla y nadie se escandaliza. A los que dicen que es una práctica bárbara, les recuerdan que un gallo está mencionado en la Apología de Sócrates, de Platón, cuando en el lecho de muerte, con la cicuta en la sangre, el hijo de la partera Sofronisca, lega un gallo a Esculapio, médico famoso. Sostienen que en la China, cultura milenaria si las hay, existían las peleas de gallos entre 2000 y 3000años antes de Nuestro Señor Jesucristo. Señalan que son animales que están hechos para pelear: “Si largas uno en un gallinero, inmediatamente se topará con el gallo que esté ahí y reñirá hasta la muerte”.  Lo único que hacen los galleros, expresan, es potenciar el instinto para que se defiendan mejor.  Además, apuntan que la cruza de un gallo malayo de combate con una gallina Leghorn inglesa, luego de manipulaciones genéticas, es lo que dio origen a los pollos doble pechuga. “Si los malayos no hubieran cuidado sus animales desde tiempos inmemoriales, hoy la humanidad se perdería un alimento fundamental en su dieta”, arguyen.

En Santiago gente de todas  las clases sociales y todas las profesiones, trabajos, ocupaciones y conchabos es aficionada o los cría. Un fin de semana en un reñidero cualquiera de las grandes  ciudades están presentes abogados, albañiles, médicos, choferes de  colectivos, intendentes, músicos, ingenieros, empleados públicos, agentes y oficiales de policía, folkloristas, vendedores  ambulantes, concejales, dentistas, peluqueros, capacheros. En grandes ocasiones llegan aviones del Brasil o Paraguay, con galleros de esos países que traen a topar sus animales con los de Santiago y provincias limítrofes  y más allá también. Nadie garantiza quién ganará una riña: se miden los que “igualan peso”, por lo que un gallo traído en jaula especial del extranjero en avión, que ha tenido  una  dieta balanceada por veterinarios expertos, puede perder con otro que llegó bajo el brazo de un changarín del mercado de abasto, envuelto en papel de diario.

Dicen los  que saben que la crueldad de las riñas no está en  la pelea, sino que nadie conserva  los gallos perdedores o que han rehuido el combate, son sacrificados para que no echen cría. Pero sostienen que es necesario para  mantener la pureza de la raza y conservar el instinto de combate.

Por otro lado, hay quienes se oponen a la cría de estos animales, porque están en todas las casas de los pueblos chicos de Santiago. Cuesta lo mismo alimentar una gallina “pavona”, con la ventaja de que tiene más carne, por ende más proteínas y pone huevos más grandes. Las gallinas finas peladas, son sólo un poco más grandes que palomas bumbunas. En muchos lugares ninguna familia humilde se priva de tener al menos un animal fino en su jaula.  Su dueño lo muestra con orgullo y cuenta sus hazañas con satisfacción. Es uno de los pocos lujos que pueden darse los pobres… aunque les cueste tener malnutrida a la familia.

Los gallos llegan con las espuelas cortadas, pero se le vendan unas afiladísimas púas con las que tirarán sus golpes, lo que hará que la pelea seabrutal. Muy. A quienes van por primera vez  y  superan la impresión de los animales con la cabeza y el cuerpo ensangrentados, en un brete, les resulta muy difícil “ver” la riña, porque los puazos son movimientos tan rápidos que sólo el ojo entrenado sabe qué está sucediendo. Muchas  veces el dueño de un animal grita: “¡Ahí ha pegado el mío, mierda!” y el novato, que ni siquiera pestañeó, a menos de un metro, no ha visto nada más  que un confuso refucilo de plumas, patas, picos, alas.

Las apuestas no son al  “tuntún”, de ninguna manera.  No es que alguien le gusta un animal, va y le pone unos pesos, no señor. Hay ciertas reglas que respetar. No se juega en contra delos gallos de los amigos o de la barra. A veces los  hombres  de un pueblo se juntan para ir a otro lado con sus animales. Ninguno de los que integran la comitiva se atreverá a apostar por el de otro pueblo. Está mal visto, es casi una ofensa personal que no se perdona.

Aunque se diga lo contrario y en los diarios salgan los galleros modernos a esconder su actividad, comparándola con una dulce disputa de bambis, hay  que decirlo, si los dejan —y muchas veces los dejan— los gallos pelean hasta la muerte; quedan sin pico, tuertos o ciegos, sangrando  profusamente porque les cortaron una vena importante y siguen arremetiendo con saña feroz sin ofrecer tregua ni pedir perdón ni menos, clamar por piedad. En ese sentido es un espectáculo espeluznante, pavoroso. El hombre de ciudad que nunca ha visto una, que se despoje de su alma antes de mirar lo que sucede en el brete.

Los gallos hacen pensar en que si tuvieran el tamaño de un cóndor no dejarían vivo a nadie. Ni siquiera perdonarían la vida a sus dueños  que, con un amor que muchas veces no entregan a su familia, se afanan cuidándolos como hijos, hablándoles y entrenándolos durante horas, haciéndolos topar el aire, en una gimnasia aprendida de los  padres, de los abuelos, sentados  en una silla, camiseta malla, tomando mate en el patio, el aparato tocando  guarachas a todo lo que da, chacoteando  con los amigos, mientras la mujer hace empanadillas o rosquetes para traer unos pesos más a la casa, que tanta  falta están haciendo en estos  tiempos de crisis.

Final en primera persona. Durante las vacaciones, de chico, me mandaban con mi abuelo al campo, en el departamento Jiménez de Santiago. El viejo no me dejaba ir a la riña a la cuadrera, la tabeada o el campeonato reducido. “Si te dan un botellazo en la cabeza, tu madre me mata”, era su argumento. Igual alguna vez me escapé con los amigos a estas fiestas. En su honor no escribo mal de ninguna manifestación popular campera, las describo de manera neutra, cunto lo que he visto, tratando de poner la menor cantidad posible de adjetivos. Vivo en Santiago del Estero y según la razón que me dio el Creador, son legión los que gustan de estos espectáculos.Vivimos en una democracia republicana que, entre otras cosas significa el gobierno de los que son más. Pregunta, ¿quién soy para opinar en contra de  lo que sostiene la mayoría? Respuesta, nadie.

©Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: