20/01/2020

Argentina

a revisar

Cierra oficialmente el festival de la doma de Jesús María con un trágico saldo

A la muerte de Norberto Cossutta se le sumaron dos jinetes en muy grave estado: Leonardo "Cepillo" Trevissan, de Entre Ríos y Francisco Fabián Haacker, de Mendoza.
Cierra oficialmente el festival de la doma de Jesús María con un trágico saldo | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Cierra oficialmente el festival de la doma de Jesús María con un trágico saldo

Terminó oficialmente el 55º Festival Nacional de Doma y Folklore de Jesús María con récord de público en todas las presentaciones y con tres accidentes graves de jinetes; uno de ellos murió y dos están internados en estado crítico. Ambos sufrieron caídas en la competencia del sábado y están internados, con pronóstico reservado.

Leonardo "Cepillo" Trevissan, entrerriano de 38 años y padre de dos hijos, está "muy delicado", según explicó su hermana, quien lo acompaña desde que se accidentó y fue trasladado a Córdoba donde está internado. Los médicos entienden que mañana habrá posibilidades de estimaciones más ciertas sobre su evolución, "si hay secuelas o mejorías". Trevissan sufrió una fractura de cráneo y la perforación de un pulmón cuando se cayó de la mula que domaba para pasar al frente de la clasificación. No soltó las riendas y se golpeó muy fuerte. Está con respiración asistida.

El sábado, más tarde, se accidentó Francisco Fabián Haacker, de Mendoza. Tiene traumatismos de cráneo y está internado en Jesús María. Ambos jinetes se accidentaron cuatro días después de la muerte de su colega Norberto Cossutta, de la delegación de Catamarca. La última muerte de un participante de la doma fue el 13 de enero de 2010: el misionero Alfredo Spíndola, aplastado por el caballo que montaba.

Después de la muerte de Cossutta, la Justicia -que investiga si hubo negligencia- advirtió que no suspendería el festival. Solo no hubo doma al día siguiente por decisión de los organizadores. Desde la comisión admitieron que estudian "medidas de seguridad" para evitar que ocurran estos incidentes y minimizar los riesgos de cada competencia.

Una posibilidad que se baraja es que los jinetes compitan con cascos y chalecos para resguardarlos más. Las medidas llevan varios años en análisis. En los últimos años se trabajó con las federaciones gauchas para lograr un acuerdo, pero no se alcanzó hasta el momento. "Hemos decidido trabajar en resguardo de las tradiciones, en las buenas prácticas y en el cuidado del jinete como también del animal", dijo Marcela Durán, titular de la comisión.


Recomienda esta nota: