12/02/2020

Argentina

UN EJEMPLO DE VIDA

Le diagnosticaron Asperger a los 28 años y aún así pudo recibirse de profesora

Su lucha diaria es poder conseguir empleo, y cree que puede realizar una vida completamente funcional en una familia, con distintas necesidades de apoyo.

Se trata de la joven santiagueña Yésica Díaz Noriega, una joven que fue diagnosticada con Asperger a los 28 años; hoy a sus 30, cuenta cómo fue estudiar una carrera universitaria, a pesar de sus limitaciones para socializar con otras personas.

"A mi no me gusta decir trastorno autista, sino decir condiciones del espectro autista. Tenemos ciertas características que nos diferencian sobre el resto de las personas, pero es una condición de vida: percibimos los estímulos del mundo externo a nuestra manera", contó la joven a Canal 7 de Santiago del Estero.

Yésica sostiene que puede realizar una vida completamente funcional en una familia, con distintas necesidades de apoyo, y a partir de allí, erradicar algunos prejuicios vinculados al espectro autista.

Hace dos años egresó de la carrera Profesorado en Educación Para la Salud en la Unse, pero esto no fue lo más difícil hoy, sino que su lucha diaria es poder conseguir empleo.

"Dada la situación socioeconómica en el area privada, me imposibilita conseguir trabajo, tampoco en el área pública. Creo que el principal condicionante es mi edad. Pedí que se considere a través de la ley de protección de la discapacidad y su familia en un puesto laboral, porque me creo muy capaz en el área de la salud", contó la joven profesional.

Sus dos pasiones profesionales son la mecánica y la biología humana. "Estudio intensamente y trato de abrir el área de estudio dentro de las temáticas, y que me generan mucho satisfacción, porque son especiales para mí", reconoció.

"Poder estudiar me permitió poder responder a muchos interrogantes que tenía sobre el asperger, y poder establecer un vinculo con los estudios y la gente que me apoyó siempre", remarcó Yésica.



Recomienda esta nota: