19/02/2020

Argentina

tierra arrasada

Mientras Santiago progresa, La Banda se hunde en el atraso y el abandono

Las pésimas gestiones municipales de los últimos 30 años sólo lograron demostrar que cada vez se puede ser peor. El municipio es como una cueva larga, oscura y peligrosa.
Mientras Santiago progresa, La Banda se hunde en el atraso y el abandono | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Mientras Santiago progresa, La Banda se hunde en el atraso y el abandono

Corresponsalía Santiago del Estero. La  Banda, 18 de  febrero, otro vehículo que se queda atascado, en el barro, ha caído en un enorme pozo y deberá esperar auxilio para salir. La ciudad  vecina a Santiago del Estero, es víctima de malos gobiernos desde el año 1991. No es que  los anteriores fueran,  uf, qué buenos, pero a  partir de entones viene cayendo cuesta abajo en la rodada de una forma atroz.

Las bondades que vivieron todos los municipios, la provincia entera, luego de la asunción de Gerardo Zamora no llegó jamás a La Banda. La mayoría de los pueblos y ciudades aprovechó la repentina opulencia que llegó de la mano del gobierno de los Kirchner, para modernizarse, entrar definitivamente en el siglo XXI y hacer pequeñas y grandes obras necesarias. Fue el despertar de Santiago luego de largas décadas de oscuridad gobernados por Carlos Juárez o sus enemigos, que eran lo mismo.

La Banda atravesó esos períodos en decadencia. Cada vez peor. La única obra  de envergadura fue tumbar los terraplenes del ferrocarril para poner en contacto a vastos sectores del pueblo con la civilización y organizar un festival que empezó siendo distinto y terminó como el resto.

Después todo fue el sopor de una larga decadencia.

Hoy La Banda es una ciudad sucia, abandonada, gris, repleta de carteles que repiten el santo nombre del intendente actual, sucesor de los casi treinta años del anterior y salido de su misma riñonada. El mismo municipio es como una cueva larga, oscura y peligrosa.

Y sus calles un desastre. No es solamente el camión. Los  baches de las pocas calles pavimentadas son cada vez más profundos, las de tierra son intransitables y cuanto más lejos del centro, peores.

Saliendo de la ciudad, por la 25 de Mayo, hacia el poniente, cualquiera se da cuenta de que ya no está en La Banda, porque el pavimento está sin tremendos  cráteres, hay más limpieza, se nota el orden y el progreso. Acaba de llegar a la humilde comuna de San Ramón.

Lo dicho, la provincia es distinta a este pueblo sucio y por las tardes maloliente.



Recomienda esta nota: