20/05/2020

Argentina

INFORME

Jubilados: cuánto menos se cobrará que si hubiera movilidad

La suspensión de la fórmula de ley para calcular las actualizaciones deja, además de imprevisibilidad, un efecto de menos pesos para todos los jubilados y pensionados.

Un jubilado que en diciembre de 2019 tenía un haber de $25.000 cobrará mensualmente en junio, julio y agosto un ingreso de $28.732 tras aplicarse las dos subas, una en marzo y otra el mes próximo, decididas de forma discrecional por el Gobierno de Alberto Fernández.

Si no estuviera suspendida la fórmula de movilidad aprobada por ley a fines de 2017, desde junio esa persona percibiría un ingreso de $30.930; es decir, $2198 más por mes y $6594 más en todo el trimestre, refleja un informe elaborado por Silvia Stang, para el Diario La Nación.


Cálculos

El efecto de cuántos menos pesos tendrá el haber previsional si se lo compara con lo que hubiera correspondido en caso de seguir vigente la ley 27.426, se mantendrá luego también, claro está. Y es probable que en el resto del año se siga con la dinámica de darles a las prestaciones subas de porcentajes fijados arbitrariamente por el Poder Ejecutivo.

Con la decisión de subir los haberes un 6,12% el mes próximo, cuando según el cálculo dispuesto en la ley suspendida debería otorgarse un 10,9%, todos los haberes, incluso el mínimo, quedan por debajo de los que habrían resultado con la movilidad.

Concretamente, el ingreso mínimo será de $16.864, con una mejora en el semestre de 19,9%, en tanto que llegaría a $17.405 (una cifra un 23,7% más alta que la de diciembre), si no se hubiera suspendido la ley. Se trata de $540,8 menos por mes y de $1622,4 menos en todo el trimestre.

Con la novedad conocida este lunes, alguien que terminó 2019 y empezó 2020 con un haber mensual de $40.000, cobrará $45.016 desde el mes próximo, contra $49.488 que debería percibir según la movilidad.

Así, la mejora nominal acumulada es, en este caso, de 12,5%, prácticamente la mitad del 23,7% que correspondía según la ley suspendida. La diferencia es de $4472 mensuales y de $13.416 para todo el trimestre. Para jubilaciones que eran de $50.000 y de $80.000 antes de los últimos aumentos, las brechas son de $5988 y de 10.535 mensuales, respectivamente, y de $17.964 y de $31.607 en cada caso, en tres meses.

Si se calcula la diferencia para el haber máximo del sistema de la Anses, que cerró 2019 en $103.064,23, la brecha entre el monto resultante de aplicar la movilidad versus las subas discrecionales llega a $14.032 mensuales.

La semana próxima, a las oficinas de la Corte Suprema llegará una ampliación del amparo colectivo presentado contra el ajuste de marzo (que afectó a más de dos millones de pasivos) por una ONG y una jubilada, bajo el patrocino del defensor de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires, Eugenio Semino, y de los abogados Andrés Gil Domínguez y Adrián Tróccoli.

El expediente está en la instancia superior tras un per saltum presentado a principios de marzo.

Una vez más, la Justicia deberá tomar una decisión, con las largas demoras que ello implica para que cada jubilado afectado (en caso de haber sentencia favorable para ellos) pueda ver cumplido su derecho, vulnerado por decisiones políticas.




Recomienda esta nota: