21/05/2020

Argentina

BONO

¿El pago del IFE podría ser menor a $10.000? qué es lo que analiza la Anses

Además, el operativo de pago del IFE, jubilaciones, pensiones y el resto de las asignaciones, está siendo revisado para evitar demoras y aglomeraciones.

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el programa por el que la Anses que desde abril y hasta los primeros días de marzo transfiere $ 10.000 a cerca de 8,7 millones de personas, tendrá una segunda tanda en junio.

Un “refuerzo”, según la terminología que utilizan ahora en el organismo en el que recientemente asumió Fernanda Raverta que no implica una repetición: si bien el universo de alcanzados será el mismo, no necesariamente el dinero que recibirá las familias beneficiarias será el mismo.

Mientras se define un nuevo calendario de pago que concentre en un período más corto un operativo que tomó 8 semanas para el primer desembolso, también analizan modificar el monto que será transferido a cada familia beneficiaria.


Las correcciones a implementar

La flamante gestión de Raverta trabaja en estos días en distintos frentes, en un intento por corregir los problemas que terminaron con el pedido de renuncia a Vanoli.

El operativo de pago, no sólo del IFE sino de jubilaciones, pensiones y el resto de las asignaciones que abona, está siendo revisado para evitar demoras y aglomeraciones como las que se vieron cuando se reabrieron los bancos.

Por ejemplo, algunos centros de atención presencial de Anses están volviendo a trabajar a puertas cerradas en estos días, en forma muy gradual. Los trámites presenciales que se realizan en esas oficinas quedaron interrumpidos cuando todo el personal fue enviado a sus casas a causa de la cuarentena obligatoria.

Por eso, cuentan que están diagramando una apertura gradual, de a pocas sedes por vez y en zonas del país donde la circulación viral es muy baja o nula. El Área Metropolitana de Buenos Aires, donde el virus pega más fuerte, no debería estar primera en esa lista.

Todavía hay trámites clave que sólo se pueden hacer en forma presencial. Un ejemplo es el inicio del trámite de jubilación, de ahí la necesidad de volver a atender en persona.


Refuerzo


Mientras tanto, desde la Anses, buscan diseñar el “refuerzo” del IFE, el segundo pago del bono extraordinario. Uno de los puntos que preocupan es el tiempo que se tarda en completar todos los pagos.

El cronograma de la primera ronda del IFE tomó 8 semanas.

No es un hecho que ese refuerzo sea también de $ 10.000 por familia beneficiaria. “Es lo más probable pero no está definido” dijeron fuentes de Anses al sitio Infobae.

Son más de 8 millones los inscriptos al beneficio y todavía falta revisar muchos casos, estiman que el número final va a estar más cerca de los 9 millones. “Es un esfuerzo muy grande, que superó las expectativas”, dijeron en el organismo.

El 3 de junio termina el calendario de pago de la primera tanda del IFE. Para ese momento está previsto el anuncio del cronograma para el refuerzo. Y con el cronograma, cuál será el monto en esta ocasión.

Aunque se repita el valor original de $ 10.000, el organismo parece querer hacer valer el esfuerzo que supone -dado el déficit público- la necesidad de forzar recursos que no abundan y que han forzado al Banco Central a emitir dinero para financiar los nuevos gastos.

Y, por otro lado, quieren remarcar el carácter extraordinario del beneficio. No quieren que las familias que lo percibieron entiendan que se trata de una mensualidad que se va a repetir en forma indefininida, ni que hagan previsiones a futuro dando por hecho que lo van a percibir, lo que podría generar gastos difíciles de cubrir cuando se interrumpa.


Tags


Recomienda esta nota: