27/05/2020

Argentina

EDUCACIÓN

Cuadernillos escolares: cuánto costaron y las omisiones sugestivas de la historia política

Revelaron los contenidos políticos de los cuadernillos educativos que fueron cuestionados por la oposición y aún se esperan respuestas.

Las medidas del Gobierno nacional para dar respuesta a la pandemia del coronavirus, como la construcción de 12 hospitales modulares que anunció el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y las acciones en materia de legislación laboral del primer gobierno peronista sobresalen entre los contenidos políticos de los cuadernillos que realizó el Ministerio de Educación para repartir entre alumnos de la escuela pública.

Con la dirección pedagógica de Adriana Puiggrós, actual secretaria de Educación, el ministerio repartió 18 millones de ejemplares como material didáctico para la cuarentena, en una inversión de $406 millones del programa "Seguimos educando".

Luego de analizar y proponer actividades sobre las noticias falsas ( fake news ) y el impacto del uso de Internet en el periodismo, para la materia de lengua, el tercer cuadernillo para los alumnos de primero y segundo año del secundario presenta en el área de ciencias sociales un texto sobre el primer gobierno peronista (1946/1952), al que describe como "una alianza política entre la clase trabajadora y algunos sectores de empresarios nacionales con intereses económicos y políticos locales, es decir, dispuestos a invertir sus ganancias en el desarrollo industrial del país y a generar empleo".

 

Rol protagónico

Detalla el avance de las leyes laborales, como el establecimiento de jubilaciones y aguinaldos en todas las ramas de la industria, la indemnización por despido y vacaciones pagas. Con el título "El Estado presente" -una frase recurrente en los últimos meses- el texto enseña a los chicos que comienzan el secundario que "en algunos momentos de la historia el Estado asume un rol protagónico e interviene para garantizar mejores condiciones de vida para la sociedad".

El cuadernillo omite legislaciones laborales anteriores que el país había sancionado, como la ley 4661, que en 1905 había dispuesto el descanso dominical -impulsada por Joaquín V. González y conocida como "la primera ley laboral"-; la ley 529, que prohibió en 1907 el trabajo de los menores de 10 años; la ley 9688, sancionada en 1915 y que rigió hasta 1991 la normativa en materia de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (equivalente a la actual ley de riesgos del trabajo).

Tampoco se mencionan las iniciativas de los socialistas José Nicolás Matienzo y Alfredo Palacios para ampliar las funciones del Departamento Nacional del Trabajo, antecedente de la Secretaría de Trabajo y Previsión que en 1943 ocupó el coronel Juan Domingo Perón.

En el olvido quedaron también la ley 11.544, que reguló en 1929 la jornada laboral de ocho horas y otras normas protectoras, como las indemnizaciones y vacaciones pagas para el sector comercial (aprobada en 1933), que luego Perón extendió al resto de las actividades. La Argentina es, además, precursora en la licencia por maternidad obligatoria desde los 30 días previos al nacimiento y hasta los 45 días posteriores, que rige desde 1934.

De todos estos datos de desprende que los avances en materia de legislación laboral se registraron sucesivamente durante las presidencias de Julio Argentino Roca, Victorino de la Plaza, Hipólito Yrigoyen, Marcelo T. de Alvear y Agustín P. Justo, entre otros. El derecho de huelga, que un decreto del general Edelmiro Farrell permitió en determinados ámbitos, como los servicios públicos, fue incorporado a la Constitución nacional en la reforma de 1957.

 

Contrastes en la cuarentena

En contraste con los hospitales modulares proyectados por el ministro Katopodis -anunciado a los chicos de sexto y séptimo grado con una imagen de Tecnópolis-, los cuadernillos incluyen una nota periodística que informa la decisión de una jueza que ordena al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta proveer elementos de protección al personal que trabaja en los hospitales de la ciudad, a partir de la demanda de una enfermera del hospital Tornú.

El tercer cuadernillo para chicos de cuarto y quinto grado explica el decreto del presidente Alberto Fernández que dispuso al aislamiento social preventivo y obligatorio y hace notar a los alumnos que los principales medios se refieren a la "cuarentena".

 

Creciente polémica

"Son 1400 páginas de contenidos, yo no leo todo. De todas formas, las notas que he leído no me parecieron incorrectas: muestra el despliegue del Estado en el marco de la pandemia", se defendió el ministro de Educación, Nicolás Trotta, en una entrevista con el diario La Nación.

Frente a la polémica iniciativa, el bloque de diputados de la UCR presentó un proyecto de resolución en el que pide explicaciones al Ministerio de Educación por los "cuadernillos con propaganda del Gobierno y sesgos partidarios para distribuir en las escuelas".

La diputada Carla Carrizo, vicepresidenta del bloque, reclamó que el ministerio informe "cuál fue el criterio tomado" para incluir "materiales que adoctrinan, en lugar de contribuir a la formación y desarrollo de capacidades de los alumnos".

Asimismo, Unicef Argentina, que financió parte de los 18 millones de cuadernillos, informó de que no avala "la inclusión de contenidos políticos ni en publicaciones ni en ningún otro recurso educativo" dirigido a niñas, niños y adolescentes. Así lo informó la representante del organismo en el país, Luisa Brumana, quien explicó que Unicef financió la impresión porque "apoya la educación de los chicos y las chicas en este contexto de la pandemia" y advirtió, en ese sentido, que "el 18% de los adolescentes del país no cuenta con Internet en su hogar y el 37% no tiene una computadora disponible para hacer trabajos escolares".



Recomienda esta nota: