05/06/2020

Argentina

EN VIVO

El papelón de Diego Leuco para intentar pegarle a Kicillof

El periodista dio cátedra de todo lo que no hay que hacer al conducir un programa de TV, y en las redes no se lo perdonaron.

Apenas había terminado la conferencia de prensa del Presidente junto a Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta del jueves por la noche cuando Diego Leuco inició su programa por TN, Ya somos Grandes, con el anuncio de una "bomba" periodística.


"¿De dónde sacó Kicillof que se hicieron 60.000 testeos en la provincia de Buenos Aires? Estamos investigando pero no es verdad, no es verdad que se hicieron 60.000 testeos, en un ratito te lo estamos contando". Eran exactamente las 22:11 de la noche. A las 22:18, Diego Leuco volvió a la carga, "No es cierto", confirmó aunque ya no a los gritos.


A las 22:23, en una pantalla compartida con la dirigente del PRO, Patricia Bullrich, Leuco insistió pero con una sutil diferencia. "Como dicen los sitios que chequean noticias: en principio de entrada (sic) es dudoso".


A las 22:24 volvió a preguntar si "¿es cierto que la provincia de Buenos Aires hizo prácticamente el doble de testeos que la Ciudad?" Y en la respuesta apareció otro pequeño deslizamiento. "Nadie sabe, pero en principio no, no es cierta esa cifra que dio el Gobernador", asseguró siempre ante la atenta mirada de Bullrich.


A las 22:25 aparece un nuevo elemento. "Kicillof incluye en esa cifra la preguntas que le hacen a la gente. Aparentemente eso es lo que se pudo reconstruir", dijo sin aclarar quiénes y cómo estaban "reconstruyendo" la información.


A las 22:32 apareció el momento de las reflexiones. "Ojalá estemos equivocados. Ojalá el ministro (sic)... el Gobernador tenga razón, ojalá hayan hecho los 60.000 testeos", retrocedía un Leuco con la mecha de la "bomba" más que humedecida.


A las 22:33 llegó el momento de cambiar la estrategia. Imposibilitado de insistir en su "primicia", Leuco recurrió al modus operandi habitual de las usinas "periodísticas" dedicadas a demoler la imagen oficial: aunque cambió 180 grados el ángulo de la denuncia, persistió en su ataque al Gobierno: "Aunque fuera verdad... es poco igual."




Recomienda esta nota: