29/07/2020

Argentina

EJEMPLO

Una mujer qom se recibió por Zoom y dejó un mensaje a los jóvenes

Adela Sanagachi contó los obstáculos que atravesó para lograr su objetivo.

Adela Sanagachi, de 43 años, logró superar todos los obstáculos que se interpusieron en su camino y el pasado 3 de julio se recibió de enfermera vía Zoom.

“En 2011 tuve que abandonar los estudios para acompañarla durante la diálisis. Nos mudamos para hacer el tratamiento y siempre estuve con ella. Antes de morirse me dijo que tenía que terminar la carrera: ´Estudiá por vos´“, contó la mujer qom en diálogo con TN.

“Tenés que estudiar para ser alguien en esta vida”, le repetía su madre desde que era joven. Así fue como Adela le hizo caso y siguió su pasión. Pero con los años se encontró personas que la motivarían al igual que su adorada madre. 


La enfermera de 43 años jamás se sintió discriminada en la universidad. Sin embargo, lo más impactante a la hora de estudiar fue el abrupto cambio cultural. “Cuando empezás a estudiar siempre hay una barrera ya sea por el miedo a la tecnología o a los cambios de la sociedad”, señaló.
 
Adela desea promover el estudio entre los jóvenes de su etnia. “Les digo que ellos están más adaptados a la tecnología. Que sigan por más que sientan que la gente los mira”, dice.
Con respecto a la discriminación, siempre les repite: “El título va a decir tu nombre, no el de ellos”.
Y por último, cerró: “Mis compañeras me dicen que soy una buena influencia, pero yo creo que la clave está en ponerse la camiseta. El cambio está en uno mismo, yo incentivo a mi gente a que estudie porque es lo que abre puertas“.


La enfermera de 43 años jamás se sintió discriminada en la universidad. Sin embargo, lo más impactante a la hora de estudiar fue el abrupto cambio cultural. “Cuando empezás a estudiar siempre hay una barrera ya sea por el miedo a la tecnología o a los cambios de la sociedad”, señaló. 

Adela desea promover el estudio entre los jóvenes de su etnia. “Les digo que ellos están más adaptados a la tecnología. Que sigan por más que sientan que la gente los mira”, dice.

Con respecto a la discriminación, siempre les repite: “El título va a decir tu nombre, no el de ellos”.

Y por último, cerró: “Mis compañeras me dicen que soy una buena influencia, pero yo creo que la clave está en ponerse la camiseta. El cambio está en uno mismo, yo incentivo a mi gente a que estudie porque es lo que abre puertas“.




Recomienda esta nota: