12/08/2020

Argentina

ANUNCIO OFICIAL

Cómo funciona la vacuna que se producirá en Argentina

Parece segura para el sistema inmunitario y puede producir anticuerpos, según los resultados de los ensayos.

La vacuna desarrollada por científicos de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca es uno de los productos científicos más avanzados para combatir el coronavirus, que “demostró ser seguro para el sistema inmunitario y haber producido anticuerpos contra la Covid-19”, según uno de los trabajos científicos publicados en la revista científica The Lancet.
Los ensayos ya fueron realizados en Fase 1 y 2 en unos 1.077 voluntarios y mostraron que la vacuna los llevó a producir anticuerpos y tuvo una reacción favorable en las "células T", dentro de los 14 días de la vacunación.
Esta reacción significa que los glóbulos blancos pueden atacar a las células infectadas con el virus SARS-CoV-2, se explicó en The Lancet.
La producción en Argentina de la vacuna de Oxford sería anunciada en las próximas horas.
Según la publicación, la vacuna fue producida en base a un adenovirus que tradicionalmente causa resfríos en chimpancés, al que se modificó con un vector que expresa una proteína que permite que el sistema inmune humano detecte al agente infeccioso, y esa respuesta inmunológica pueda prevenir la enfermedad.
Según el ministro de Salud, Ginés González García, hoy el presidente Alberto Fernández podría realizar un anuncio vinculado a la lucha contra el coronavirus."Podría haber una muy buena noticia", sostuvo González García al visitar La Matanza.
El ministro aseguró que en el Gobierno saben que hay "muchas vacunas contra el coronavirus" y agregó que están “con seis de los proyectos que están en punta y probablemente se incorpore una más esta semana".

La vacuna desarrollada por científicos de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca es uno de los productos científicos más avanzados para combatir el coronavirus, que “demostró ser seguro para el sistema inmunitario y haber producido anticuerpos contra la Covid-19”, según uno de los trabajos científicos publicados en la revista científica The Lancet.

Los ensayos ya fueron realizados en Fase 1 y 2 en unos 1.077 voluntarios y mostraron que la vacuna los llevó a producir anticuerpos y tuvo una reacción favorable en las "células T", dentro de los 14 días de la vacunación.

Esta reacción significa que los glóbulos blancos pueden atacar a las células infectadas con el virus SARS-CoV-2, se explicó en The Lancet.

La producción en Argentina de la vacuna de Oxford fue anunciado por el presidente Alberto Fernández y dijo que "cuanto antes, queremos que los argentinos podamos desarrollar la inmunidad ante esta enfermedad".

Según la publicación, la vacuna fue producida en base a un adenovirus que tradicionalmente causa resfríos en chimpancés, al que se modificó con un vector que expresa una proteína que permite que el sistema inmune humano detecte al agente infeccioso, y esa respuesta inmunológica pueda prevenir la enfermedad.

La dosis desarrollada por la Universidad de Oxford parece segura para el sistema inmunitario y puede producir anticuerpos, según los resultados de los ensayos publicados en la revista médica The Lancet.

El ensayo reportó que la vacuna estimuló la producción de anticuerpos y las células T en el organismo, lo que genera que los glóbulos blancos puedan atacar a las células infectadas con el virus SARS-CoV-2.

De esa manera, la vacuna utiliza una versión atenuada de un virus genéticamente fabricado a partir del resfriado común de chimpancés, con el objetivo de que logre provocar el mismo nivel de anticuerpos que genera una persona que se contagió y se curó de coronavirus.

La dosis fue modificada para que se asemeje al coronavirus y no genere efectos adversos.

Hasta el momento, contempla un esquema de una sola dosis con una tecnología de vector viral no replicante.

La primera fase del ensayo comenzó en abril e incluyó al menos 1.000 voluntarios adultos, mientras que ahora se está probando en 10.000 voluntarios, incluidos personas mayores de más de 70 y niños de 5 a 12 años.

Ninguno de estos dos ensayos generó efectos indeseables graves, indicó The Lancet y los efectos secundarios más observados fueron fiebre, fatiga y dolor en el punto de inyección de la vacuna.

De las más de 160 vacunas en análisis que avala la Organización Mundial de la Salud, son más de 20 las que se encuentran en la fase clínica de estudios con seres humanos. A su vez, dentro de este grupo, se evalúan distintas tecnologías, algunas ya utilizadas y otras que son completamente innovadoras ante un desafío inédito para la ciencia mundial.


¿Cómo funciona?

Los ensayos en humanos se dividen en tres fases, la primera con un número pequeño de participantes sanos y luego con más personas y grupos de control.

La eficacia y la seguridad de la vacuna son dos variables clave para analizar en todas las instancias.

Desde la comunidad científica, hubo cuestionamientos por la decisión de Rusia de registrar la vacuna antes de los ensayos de fase 3, que suelen durar meses e implicar a miles de personas. Se alcanza la fase 4 cuando la vacuna ya está aprobada y comienza a fabricarse.

El objetivo de esta etapa es conocer cómo funciona en el mundo real, fuera del laboratorio, y las reacciones adversas o efectos secundarios que pueden aparecer cuando se aplica a nivel masivo. A esto se denomina farmacovigilancia.

Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos, China y Rusia son las potencias con proyectos más competitivos.



Recomienda esta nota: