19/08/2020

Argentina

SALTA

Un joven de 22 años secuestró a su novia y a su hija y las mantuvo seis días cautivas

Todo ocurrió en la casa de sus padres, a quienes amenazaba con matarlos si intervenían.
Un joven de 22 años secuestró a su novia y a su hija y las mantuvo seis días cautivas | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Violencia de género

El hecho se descubrió cuando la propia víctima denunció el hecho el pasado 14 de agosto, en contra de su novio, con quien llevaba una relación de apenas un mes.


La víctima sostuvo que el sábado 8 de agosto, cerca de las 22, cuando salió del domicilio de su hermana junto a su hija de 3 años, apareció el acusado a bordo de un vehículo gris con vidrios polarizados, acompañado de dos hombres que ella no conocía.

En su relato, la víctima indicó que el acusado, sin mediar palabras, se bajó del auto, la tomó por la fuerza y la subió al vehículo, mientras que otro de los hombres tomó a la niña y también la introdujo en el automóvil.

El violento llevó a su pareja directo hacia su casa en Orán y allí, según la denuncia, el hombre la bajó del vehículo y la llevó del cuello hasta una habitación, donde le cuestionó por qué estaba en la casa de su hermana y con quiénes había estado, porque seguramente “andaba con otro hombre”.

Allí, la golpeó en el rostro y en el cuerpo, y la ató con una soga de brazos y piernas. Cuando la víctima le pidió al imputado que la dejara irse junto a su hija, él le contestó “de acá nadie sale" y le advirtió: "pobres de mis viejos si se quieren meter", y amenazó con golpearlos delante de ella.

Luego, la víctima relató que logró huir el 14 de agosto, cerca de las 8, con la ayuda de los familiares del joven. Asimismo, comentó que durante esos días no comió nada, porque el imputado se negó a alimentarla, y que fueron los padres del acusado quienes le pidieron que radicara la denuncia en contra de su propio hijo.

Al ampliar su denuncia, el 15 de agosto, la víctima relató que el martes 11 de agosto, cerca de las 21, el acusado le pidió que mantuvieran relaciones sexuales, a lo que la damnificada le respondió que no.

Ante la negativa, el acusado sacó de uno de los modulares un arma de fuego corta, con la cual le apuntó en la cabeza a la mujer, la obligó a consumir bebidas alcohólicas y, horas más tarde, abusó de ella.



Recomienda esta nota: