27/08/2020

Argentina

PANDEMIA

El infectólogo Fernando Polack fue diagnosticado con coronavirus por segunda vez

Polack dejó de ir al Hospital Militar Central para cumplir con el aislamiento obligatorio debido a que fue diagnosticado de coronavirus.

Fernando Polack es el médico argentino que el laboratorio estadounidense Pfizer contrató para probar en la Argentina la vacuna contra el coronavirus que fabrica junto a la compañía alemana BioNTech. El testeo de la vacuna en pacientes voluntarios se realiza desde principios de agosto en las instalaciones del Hospital Militar Central donde hasta hace unos días se lo veía a Polack ir y volver por los pasillos con la nariz y la boca tapadas con su barbijo.
Polack dejó de ir al Hospital Militar Central para cumplir con el aislamiento obligatorio debido a que fue diagnosticado de coronavirus. En realidad fue su segundo diagnóstico positivo porque ya había estado infectado hace unos meses. Infobae confirmó la información sobre su recontagio con el propio Polack quien recordó que “en la segunda quincena de abril me fui a dormir con una leve molestia en la garganta que se transformó en la mañana en febrícula, un poco de tos y decaimiento. Cuando casi no circulaba el SARS CoV2 en Buenos Aires y recién se iniciaba la cuarentena, terminé pasando 14 días en casa con un cuadro leve de coronavirus que desapareció como vino”.
El médico que también está realizando un estudio sobre la utilización de plasma de convalecientes para mitigar los efectos del coronavirus, explicó hoy cómo fue su segunda infección: “Hace un par de semanas un contacto estrecho empezó con síntomas y luego fue diagnosticado con COVID-19. Mi primer hisopado entonces fue negativ. Hhe tenido varios hisopados negativos después de mi primer episodio, pero un día más tarde me sentí un poco cansado y luego perdí el olfato. Esta vez el test de PCR confirmó que me había reinfectado levemente como es enteramente esperable en todos los seres humanos que contraen enfermedades respiratorias virales. Por suerte el segundo episodio se ha terminado”.
Y agregó: “En general, las temporadas virales duran dos o tres meses y para cuando nuestras defensas en la nariz se acabaron los virus han emigrado al hemisferio norte. Entonces tenemos un episodio cada año o cada par de años. Pero como el coronavirus se ha quedado por un buen tiempo en Buenos Aires, se producen los recontagios. Y también me tocó a mi”.

Fernando Polack es el médico argentino que el laboratorio estadounidense Pfizer contrató para probar en la Argentina la vacuna contra el coronavirus que fabrica junto a la compañía alemana BioNTech.

El testeo de la vacuna en pacientes voluntarios se realiza desde principios de agosto en las instalaciones del Hospital Militar Central donde hasta hace unos días se lo veía a Polack ir y volver por los pasillos con la nariz y la boca tapadas con su barbijo.

Polack dejó de ir al Hospital Militar Central para cumplir con el aislamiento obligatorio debido a que fue diagnosticado de coronavirus. En realidad, fue su segundo diagnóstico positivo porque ya había estado infectado hace unos meses.

El sitio Infobae confirmó la información sobre su recontagio con el propio Polack quien recordó que “en la segunda quincena de abril me fui a dormir con una leve molestia en la garganta que se transformó en la mañana en febrícula, un poco de tos y decaimiento. Cuando casi no circulaba el SARS CoV2 en Buenos Aires y recién se iniciaba la cuarentena, terminé pasando 14 días en casa con un cuadro leve de coronavirus que desapareció como vino”.

El médico que también está realizando un estudio sobre la utilización de plasma de convalecientes para mitigar los efectos del coronavirus, explicó hoy cómo fue su segunda infección: “Hace un par de semanas un contacto estrecho empezó con síntomas y luego fue diagnosticado con COVID-19. Mi primer hisopado entonces fue negativ. Hhe tenido varios hisopados negativos después de mi primer episodio, pero un día más tarde me sentí un poco cansado y luego perdí el olfato. Esta vez el test de PCR confirmó que me había reinfectado levemente como es enteramente esperable en todos los seres humanos que contraen enfermedades respiratorias virales. Por suerte el segundo episodio se ha terminado”.

Y agregó: “En general, las temporadas virales duran dos o tres meses y para cuando nuestras defensas en la nariz se acabaron los virus han emigrado al hemisferio norte. Entonces tenemos un episodio cada año o cada par de años. Pero como el coronavirus se ha quedado por un buen tiempo en Buenos Aires, se producen los recontagios. Y también me tocó a mi”.



Recomienda esta nota: