11/09/2020

Argentina

NUEVAS MEDIDAS

El BCRA incentiva a los bancos a brindar plazos fijos ajustables por el dólar oficial

La entidad financiera busca que con esos fondos, a tasa variable y ajustado por la variación del dólar oficial, se prefinancien exportaciones. Los detalles.

El directorio del Banco Central aprobó una modificación en la determinación de la Posición global neta de moneda extranjera a fin de favorecer la captación de depósitos a tasa variable para destinar al prefinanciamiento de exportaciones, sin que se genere un descalce entre las monedas.
La modificación permite deducir para la determinación de la posición de contado de la Posición global neta en moneda extranjera las prefinanciaciones de exportaciones cuyo fondeo se impute a pasivos vinculados con la evolución del valor del dólar en el mercado oficial de cambios.
A través de la circular A 7101, este cambio permite que las entidades financieras puedan ofrecer instrumentos de ahorro vinculados a la evolución de la cotización oficial del dólar, conocidos como dólar link, y brindar préstamos a empresas exportadoras, generando un nuevo mercado para el ahorro en pesos.
Esta medida se produce en momentos en que el Gobierno busca reducir las compras de "dólar solidario" que continuaron fuerte durante julio donde alrededor de 3,9 millones de personas compraron US$ 876 millones, un 12% más que en junio, según datos del propio Banco Central.
La gran pregunta es justamente si la medida alcanza para frenar la compra de dólares. Christian Buteler, analista financiero, le expresó a Data Clave: "Es un buen instrumento y seguramente la mirada del inversor tenga una adhesión interesante. El problema es que no es que soluciona los problemas. El inconveniente del Banco Central es la brecha. Hoy la gente no tiene $20 mil por mes en su capacidad de ahorro, lo que sucede es que se compra en el oficial para vender al blue".
En junio, la compra de moneda extranjera para atesoramiento, viajes y otros consumos en el exterior, había alcanzado a los US$ 778 millones, de los cuales US$ 618 millones fueron “billetes” y unos US$ 110 millones por viajes y otros gastos con tarjetas, por parte de 3,3 millones de personas.
En julio, de los US$ 876 millones, básicamente para atesoramiento fueron US$ 740 millones, y para gastos efectuados con tarjetas por consumos en el exterior unos US$ 130 millones.
Por su parte, Juan Ignacio Paolicchi, analista de EcoGo, le explicó a este medio: "Es un buen mecanismo para restar un poco de presión al tipo de cambio oficial. Pero mi opinión es que la gente va a seguir comprando los U$S 200, y que luego quizás si tiene un sobrante los volcará al dólar linkerd".
A su vez, Paolicchi sostuvo que "los rumores de desdoblamiento no favorecen a este tipo de instrumentos, porque el activo que va a tener el banco se licúa fuertemente". Pero a grandes rasgos, sostiene que "es una medida interesante para que más gente se suscriba a plazos fijos de este tipo. Pero como digo, todo depende del desdoblamiento".

El directorio del Banco Central aprobó una modificación en la determinación de la Posición global neta de moneda extranjera a fin de favorecer la captación de depósitos a tasa variable para destinar al prefinanciamiento de exportaciones, sin que se genere un descalce entre las monedas.

La modificación permite deducir para la determinación de la posición de contado de la Posición global neta en moneda extranjera las prefinanciaciones de exportaciones cuyo fondeo se impute a pasivos vinculados con la evolución del valor del dólar en el mercado oficial de cambios.

A través de la circular A 7101, este cambio permite que las entidades financieras puedan ofrecer instrumentos de ahorro vinculados a la evolución de la cotización oficial del dólar, conocidos como dólar link, y brindar préstamos a empresas exportadoras, generando un nuevo mercado para el ahorro en pesos.

Esta medida se produce en momentos en que el Gobierno busca reducir las compras de "dólar solidario" que continuaron fuerte durante julio donde alrededor de 3,9 millones de personas compraron US$ 876 millones, un 12% más que en junio, según datos del propio Banco Central.

La gran pregunta es justamente si la medida alcanza para frenar la compra de dólares.

Christian Buteler, analista financiero, le expresó a Data Clave: "Es un buen instrumento y seguramente la mirada del inversor tenga una adhesión interesante. El problema es que no es que soluciona los problemas. El inconveniente del Banco Central es la brecha. Hoy la gente no tiene $20 mil por mes en su capacidad de ahorro, lo que sucede es que se compra en el oficial para vender al blue".

En junio, la compra de moneda extranjera para atesoramiento, viajes y otros consumos en el exterior, había alcanzado a los US$ 778 millones, de los cuales US$ 618 millones fueron “billetes” y unos US$ 110 millones por viajes y otros gastos con tarjetas, por parte de 3,3 millones de personas.

En julio, de los US$ 876 millones, básicamente para atesoramiento fueron US$ 740 millones, y para gastos efectuados con tarjetas por consumos en el exterior unos US$ 130 millones.

Por su parte, Juan Ignacio Paolicchi, analista de EcoGo, le explicó a este medio: "Es un buen mecanismo para restar un poco de presión al tipo de cambio oficial. Pero mi opinión es que la gente va a seguir comprando los U$S 200, y que luego quizás si tiene un sobrante los volcará al dólar linkerd".

A su vez, Paolicchi sostuvo que "los rumores de desdoblamiento no favorecen a este tipo de instrumentos, porque el activo que va a tener el banco se licúa fuertemente". Pero a grandes rasgos, sostiene que "es una medida interesante para que más gente se suscriba a plazos fijos de este tipo. Pero como digo, todo depende del desdoblamiento".


Fuente: Data Clave



Recomienda esta nota: