13/10/2020

Argentina

SALUD

Especialista advierte sobre la Sarcopenia, como una consecuencia las restricciones de la cuarentena

Se trata de la disminución de células musculares que pueden favorecer el aumento de peso, ante la falta de actividad.

Con el cierre de gimnasios y clubes por el Covid-19, la interrupción de rutinas de entrenamiento es una realidad que trae consigo, además del aumento de peso, la pérdida de masa muscular.


“Así como se produce en el cuerpo la pérdida de células óseas -que primero generarán osteopenia y luego osteoporosis-, con el paso de los años también se produce la sarcopenia, que consiste en la disminución de la cantidad de células musculares. Esto hace que el metabolismo basal, es decir, el consumo de energía que existe diariamente para mantener la masa muscular, disminuya. Tener menor masa muscular implica mayor facilidad para ganar peso. Esto se debe a que el músculo por sí mismo gasta energía, por lo tanto, elimina grasa, además de producir cientos de sustancias antiinflamatorias que ayudan a prevenir enfermedades”, explica la Dra. Valeria López Mecle (MN 110137), médica especialista en estética y nutrición, directora de Bioaurea y una de las expertas de BTL Aesthetics Argentina.

Cuando faltan células musculares, las pocas que quedan se convierten en un blanco de las grasas: se depositan entre medio de ellas, y comienza a alterarse todo el metabolismo interno, como por ejemplo el de la glucemia, que puede favorecer a la larga la insulino resistencia y diabetes. Si se aumenta la masa muscular, se puede evitar o retrasar la aparición de este proceso.

Quienes no estén haciendo actividad física deben tener en cuenta el cuidado de una parte esencial del cuerpo: el core o núcleo. Se llama así a varios grupos musculares que están en el centro de nuestro cuerpo (rectos abdominales, glúteos, oblicuos, psoas, entre otros), y son los músculos que más calorías gastan.

Es necesario que en las rutinas de entrenamiento se incorporen ejercicios para fortalecer el core, lo que se puede lograr con ejercicios o a través de una terapia de energía electromagnética de alta intensidad (HIFEM, por sus siglas en inglés) que incrementa el músculo recto abdominal de manera eficiente y segura.



Recomienda esta nota: