13/10/2020

Argentina

CONOCÉ LAS MEDIDAS

¿Piensa viajar a Europa? Deberá consultar un semáforo del riesgo de cada país

Las zonas tendrán un color u otro en función de las infecciones por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Los viajeros argentinos que estén en condiciones de visitar la Unión Europea (con visas habilitantes, doble ciudadanía, residencia, etc.) y tengan planeado trasladarse por diferentes países del bloque, deberán estar atentos a un semáforo que establecerá las restricciones de viajes dentro de la UE, de acuerdo al riesgo de coronavirus que presente cada país, en medio de una segunda ola de Covid-19.
El texto prevé que el Centro europeo de prevención y control de enfermedades (ECDC, según sus siglas en inglés) publique cada semana un mapa mostrando la situación dentro de los países miembros con un código de colores (verde, amarillo y rojo), como un semáforo que marque el riesgo.
Las zonas tendrán un color u otro en función de las infecciones por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Un cuarto color, el gris, estará previsto para las zonas en las que no hay suficientes datos o no se realizan suficientes test.
Los viajeros que vengan de una zona naranja, roja o gris pueden tener que respetar una cuarentena o un test obligatorio al llegar a otro país. Habrá viajeros que realizan funciones consideradas esenciales, que estarán exentos de cuarentena.
Un país que prevé restricciones hacia viajeros que provienen de una zona de riesgo tendrá que informar al Estado miembro en cuestión 48 horas antes del inicio de las restricciones y los ciudadanos también deberán ser advertidos 24 horas antes.
También se creará un formulario único europeo que todos los viajeros tendrán que rellenar.
Sin embargo, los Estados miembros no lograron un acuerdo sobre las medidas que se deben tomar sobre los viajeros que vengan de zonas consideradas de riesgo.
El ministro de Relaciones Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, cuyo país se abstuvo en la votación, estimó que el testo debe de ser "completado y revisado en profundidad", añadiendo otros criterios como el número de pruebas de diagnóstico realizadas, la situación de los hospitales o el número de fallecidos.
Concretamente, el responsable consideró que su país se ve "castigado" por su política de test masivos.
Europa registra hasta ahora más de 6,5 millones de casos de covid-19 y 240.000 muertos, y vive actualmente un rebrote importante de la pandemia, lo que ha obligado a incrementar las restricciones en numerosos países.

Los viajeros argentinos que estén en condiciones de visitar la Unión Europea (con visas habilitantes, doble ciudadanía, residencia, etc.) y tengan planeado trasladarse por diferentes países del bloque, deberán estar atentos a un semáforo que establecerá las restricciones de viajes dentro de la UE, de acuerdo al riesgo de coronavirus que presente cada país, en medio de una segunda ola de Covid-19.

El texto prevé que el Centro europeo de prevención y control de enfermedades (ECDC, según sus siglas en inglés) publique cada semana un mapa mostrando la situación dentro de los países miembros con un código de colores (verde, amarillo y rojo), como un semáforo que marque el riesgo.

Las zonas tendrán un color u otro en función de las infecciones por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Un cuarto color, el gris, estará previsto para las zonas en las que no hay suficientes datos o no se realizan suficientes test.

Los viajeros que vengan de una zona naranja, roja o gris pueden tener que respetar una cuarentena o un test obligatorio al llegar a otro país. Habrá viajeros que realizan funciones consideradas esenciales, que estarán exentos de cuarentena.

Un país que prevé restricciones hacia viajeros que provienen de una zona de riesgo tendrá que informar al Estado miembro en cuestión 48 horas antes del inicio de las restricciones y los ciudadanos también deberán ser advertidos 24 horas antes.
También se creará un formulario único europeo que todos los viajeros tendrán que rellenar.

Sin embargo, los Estados miembros no lograron un acuerdo sobre las medidas que se deben tomar sobre los viajeros que vengan de zonas consideradas de riesgo.

El ministro de Relaciones Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, cuyo país se abstuvo en la votación, estimó que el testo debe de ser "completado y revisado en profundidad", añadiendo otros criterios como el número de pruebas de diagnóstico realizadas, la situación de los hospitales o el número de fallecidos.

Concretamente, el responsable consideró que su país se ve "castigado" por su política de test masivos.

Europa registra hasta ahora más de 6,5 millones de casos de covid-19 y 240.000 muertos, y vive actualmente un rebrote importante de la pandemia, lo que ha obligado a incrementar las restricciones en numerosos países.



Recomienda esta nota: