16/10/2020

Argentina

EXPERIENCIA

Superó el Covid-19 a los 92 años y lo celebró a su manera: “Traigan un vinito que este virus no me va a ganar”

Un ejemplo digno de admirar y seguir con esperanzas para que todo pueda salir bien, a pesar de la situación sanitaria en todo el país.

Doña Olga Epifania Paz, es una conocida vecina del barrio Colón en la capital santiagueña, y a sus 92 años, fue dada de alta médica y superó al coronavirus.  
Así como ella, muchas otras personas pudieron hacerlo con fe y reforzando su sistema inmune con una buena alimentación, pero sobre todo con fortaleza espiritual pensando en salir adelante a pesar del susto que el virus genera en la sociedad ante la falta de una vacuna.
Olga nació en1928, y a sus con 92 años siente que puede dar más por los suyos, sobre todo por sus familiares que nunca la abandonaron.
“Fue enfermera en el viejo Hospital Mixto, «Neumonológico» y una de las primeras en el Hospital Regional, al cual iba todos los días en cada día bicicleta”, contó el periodista Leonel Rodríguez Romagnoli en su cuenta de Facebook, con una imagen de Olga que despertó la admiración de los santiagueños en esta red social
Madre, abuela y bisabuela. A sus nietos y bisnietos les decía durante su aislamiento: “traigan un vinito que este virus no me va a ganar”. Su nombre es Olga Epifania Paz. «Mabuela» para sus nietos y doña Olga para los vecinos y amigos.
Un ejemplo digno de admirar y seguir con esperanzas para que todo pueda salir bien, a pesar de todo.

Doña Olga Epifania Paz, es una conocida vecina del barrio Colón en la capital santiagueña, y a sus 92 años fue dada de alta médica y superó al coronavirus.  

Así como ella, muchas otras personas pudieron hacerlo con fe y reforzando su sistema inmune con una buena alimentación, pero sobre todo con fortaleza espiritual pensando en salir adelante a pesar del susto que el virus genera en la sociedad ante la falta de una vacuna.

Olga nació en 1928, y a sus con 92 años siente que puede dar más por los suyos, sobre todo por sus familiares que nunca la abandonaron.

“Fue enfermera en el viejo Hospital Mixto, «Neumonológico» y una de las primeras en el Hospital Regional de Santiago, al cual iba todos los días en cada día bicicleta”, contó el periodista Leonel Rodríguez Romagnoli en su cuenta de Facebook, con una imagen de Olga que despertó la admiración de los santiagueños en esta red social.

Madre, abuela y bisabuela. A sus nietos y bisnietos les decía durante su aislamiento: “traigan un vinito que este virus no me va a ganar”.

Su nombre es Olga Epifania Paz. «Mabuela» para sus nietos y doña Olga para los vecinos y amigos.

Un ejemplo digno de admirar y seguir con esperanzas para que todo pueda salir bien, a pesar de todo.



Recomienda esta nota: