29/11/2020

Argentina

CUESTIONAMIENTOS

Investigador argentino asegura que la fumigación en la vía pública es inútil contra el Dengue

El especialista sostuvo que el descacharreo es "quizás la única" forma eficaz de combatir al mosquito.

El investigador del Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (Cepave, Conicet-UNLP) Juan José García dialogó con la agencia Télam sobre el tipo de abordaje que vienen haciendo los municipios para enfrentar al dengue. También explicó detalles poco conocidos sobre el aedes aegypti.


El especialista hizo hincapié en la poca o nula efectividad de las publicitadas campañas de fumigación en la vía pública que invaden los medios de comunicación.

Allí se suelen ver vehículos con grandes aparatos para lanzar en el espacio público gran cantidad de químicos insecticidas. García asegura que ese paradigma es equivocado e inútil para hacerle frente a la proliferación de los mosquitos.

“No tiene sentido para combatir a esta especie fumigar zanjas, espejos de agua o espacios abiertos”, ya que “el 99% de los aedes aegypti está dentro de las casas. Es un mosquito totalmente domiciliario”, explicó.

“A pesar de todas las campañas que se hicieron durante estos últimos años, se siguen repitiendo ideas erróneas y diciendo muchas cosas incorrectas. Encima, muchos municipios usan los plaguicidas sin medir las consecuencias. Matan todo tipo de insecto, y los que quedan desarrollan resistencia a esos químicos”, agregó García.

Realizaron más fumigaciones y descacharrización para combatir el dengue -  Sin Mordaza

"Siempre propuse que envíen un trabajador municipal para que se forme en mosquitos, ratas y cucarachas, pero nunca lo logré. Las universidades del conurbano sería importante que fuesen aprovechadas. El trabajo efectivo, quizá el único, es el descacharreo domiciliario”, añadió.

El experto del Conicet señaló que "un mismo mosquito pica varias veces a lo largo de un plazo de alrededor de un mes", y que "si encuentra todo lo necesario en una vivienda no se desplaza más de 50 ó 100 metros". Sin emgaro,aclaró que en zonas con escasez de agua se verificaron excepciones muy poco frecuentes: "desplazamientos de hasta dos kilómetros y medio".

“A los huevos el insecto los coloca en una cubierta, o en un balde, pero no directamente en el líquido, sino en el borde, a la espera de que suba ese nivel de agua. Cuando los huevos quedan sumergidos, nacen las larvas”, explicó.



Recomienda esta nota: