28/01/2021

Argentina

ANÁLISIS

Un estudio asegura que la pediculosis se redujo un 26% durante la cuarentena

Así, se confirmó la hipótesis de que el ambiente escolar es el factor principal de la dispersión del contagio.

Un estudio argentino, el primero en el mundo que abordó la temática del impacto de las cuarentenas en la pediculosis, concluyó que la prevalencia de los piojos en niñas y niños en edad escolar pasó del 70 por ciento al 44 por ciento después de los aislamientos estrictos, es decir que tuvo una caída de 26 puntos porcentuales.


Para llegar a esa conclusión, científicos del Centro de Investigaciones en Plagas e Insecticidas (Cipein) -que depende del Conicet y de la Unidad de Investigación y Desarrollo Estratégico para la Defensa (Unidef)- realizaron 627 encuestas en redes sociales a padres que permitieron cubrir una población de 1.118 niños de entre 3 y 14 años comprendiendo todos los niveles correspondientes a la escuela primaria.

"Los valores de infestación disminuyeron de un 70% antes de la cuarentena a un 44% en el momento de cuarentena más estricto", indicó Ariel Toloza, director del estudio e investigador del Conicet en el Cipein.

El estudio permitió comprobar que "la dinámica de infestación-reinfestación de las poblaciones de piojos se redujo marcadamente debido al bajo contacto entre los niños que asisten a los establecimientos educativos".

La cantidad de niños que hay en una casa es una de las variables que más determina la respuesta frente al control de la pediculosis: según el estudio, ya antes de la pandemia la prevalencia de piojos en hogares con un niño era de 50 por ciento, mientras que, en hogares con dos, tres o más niños los valores ascendían al 80 por ciento.

"Estos valores se redujeron significativamente durante la cuarentena, ya que la prevalencia en hogares con un niño fue de 20 por ciento; con dos niños, 40 por ciento; y en hogares con tres o más chicos fue de 60 por ciento", reveló el trabajo liderado por Toloza según detalló la agencia CyTA-Leloir.

"Fue una comprobación de la hipótesis de que el ambiente escolar es el factor principal que favorece la dispersión del contagio", señaló.

En referencia a qué medidas podrían tomarse cuando retornen las clases, el investigador describió que "sería bueno aplicar técnicas de control preventivo programado, esto podría ser, por ejemplo, que los padres de un grado se pongan de acuerdo y realicen una semana al mes control de la pediculosis en simultáneo con lo cual se puede disminuir la densidad de piojos en un aula y de esa manera se baja la posibilidad de reinfestación", concluyó.



Recomienda esta nota: