29/01/2021

Argentina

CONTUNDENTES

Los mensajes que la joven venezolana envió a su familia para pedir auxilio

"Estoy re asustada" y "Creo que me drogó", fueron algunas de las palabras de la joven, antes de que la policía llegue al local y encuentre al depravado vistiéndola.

El abuso sexual que sufrió una joven venezolana cuando concurrió a una entrevista de trabajo, causó consternación en todo el país y las autoridades esperan que sea detenido en las próximas horas.


Ahora, los familiares de la víctima dieron a conocer los mensajes que la joven envió a través de WhatsApp, pidiendo ayuda, cuando ya presagiaba lo que podía ocurrir.

"Me quiero ir, estoy muy asustada", le dijo la adolescente de 18 años a su madre, Tays. "Vente", le indicó la mujer, pero ya era demasiado tarde.

El mensaje fue escrito poco antes de las 14 del sábado, cuando la joven vio que Irineo Humberto Garzón Martínez, el hombre para quien había comenzado a trabajar esa semana, decidió encerrarla a solas con él en el local ubicado en Paso 693, "Garzón Uniformes".

A las 14.15 del sábado la hermana de la joven le escribió por Whatsapp a Tays para advertirle: "Dijo ... que la vayas a buscar porque el tipo ese le dio agua y después se sintió mareada".

El mensaje concreto de la víctima del abuso sexual es claro, por lo cual su familia no tardó en llamar a la Policía.

Efectivos policiales se presentaron en el local de Once y tardaron media hora en lograr ingresar. Cuando lo lograron, encontraron al acusado poniéndole los pantalones a la víctima, que todavía estaba bajo el efecto de la droga que le habría dado en el agua.

La joven fue trasladada al Hospital Ramos Mejía donde se confirmaron tanto la violación como la intoxicación por droga. Casi de inmediato Irineo Humberto Garzón Martínez, de 35 años, quedó en custodia de los efectivos policiales, pero en menos de dos días la juez a cargo del caso, Karina Zucconi, dispuso su libertad dado que no tiene antecedentes.



Recomienda esta nota: