05/02/2021

Argentina

LOGRO

Una conocida marca de alfajores anunció su primera exportación hacia los Estados Unidos

Un "caviar" de dulce de leche y de membrillo, van a llegar hasta el mismísimo Joe Biden.

En su cuenta de Twiter, Hugo Basilotta, dueño de Guaymallén, contó que -por primera vez- unos 100 mil alfajores horneados en sus fabricas ubicadas en Mataderos van a ser exportados a los Estados Unidos.
“Empezamos con una exportación chica porque el mercado local consume casi todo”, cuenta el empresario al comparar el flamante envío con los dos millones de alfajores diarios que fabrica la empresa creada por su suegro hace 75 años. Entonces, el empresario cuenta que hizo un acuerdo con Patagonia Distribution, una firma que tiene su centro de distribución en Miami a la que analizó muy bien. Basilotta estima que el producto será mejor recibido en los mercados donde proliferan los consumidores latinos.
Tras ser aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos estadounidense, “el caviar”, como apoda a sus alfajores de dulce de leche y de membrillo, van a llegar hasta el mismísimo Joe Biden. En el mercado local estos alfajores cuestan $ 20 y $30 los triples. "Estamos en el segmento popular pero lo comen todas las franjas sociales ”, dice el dueño de Guaymallén. El Norte de su negocio, según explica es “bajar la rentabilidad pero apostar al volumen” .
Aún sin ser un producto esencial de la alimentación, el alfajor es altamente valorado por los consumidores de todo el mundo. En la Argentina es la golosina más comprada según datos de la Asociación de Distribuidores de Golosinas y Afines (Adgya). Se consumen entre 12 y 13 millones de unidades diarias.
Esa gran producción artesanal e industrial se reparte entre las marcas más conocidas como Havanna, que pertenece al grupo inversor D&G, Jorgito, Capitán del Espacio y Fantoche, entre las más conocidas. Pero son dos multinacionales las que tambien pisan fuerte en este segmento: Arcor (con sus marcas Águila, Bon o Bon, Cofler y Blanco y Negro) y Mondelez que comercializa Milka, Pepitos, Suchard y Terrabusi.
Havanna,  en manos de los grupos inversores locales Inverlat y D&G, exporta 10 millones de alfajores por año. En 2020, eso fue equivalente a US$3,5 millones. El principal mercado al que llega a través de franquicias es Brasil, donde tiene 115 locales que serán unos 150 a mediados de este año, según las previsiones, cuenta Hernán Campagnoli, responsable de la red de comercio internacional de la fábrica marplatense.
También Havanna exporta a España, Paraguay y Chile entre los principales mercados. En cada uno de ellos tiene un franquiciado con diferentes contratos. Se suman ademas envíos a EE.UU, Canadá, Colombia, Bolivia, Perú y Ecuador. En breve se sumará Panamá hacia donde ya tienen comprometida la primera exportación -que llegará en marzo- por US$ 70.000. Este negocio incluye apertura de locales pero comenzará con la distribución en supermercados y por ecommerce. 

En su cuenta de Twiter, Hugo Basilotta, dueño de Guaymallén, contó que -por primera vez- unos 100 mil alfajores horneados en sus fabricas ubicadas en Mataderos van a ser exportados a los Estados Unidos.

“Empezamos con una exportación chica porque el mercado local consume casi todo”, comentó el empresario al comparar el flamante envío con los dos millones de alfajores diarios que fabrica la empresa creada por su suegro hace 75 años.

Entonces, el empresario explicó que hizo un acuerdo con Patagonia Distribution, una firma que tiene su centro de distribución en Miami a la que analizó muy bien. Basilotta estima que el producto será mejor recibido en los mercados donde proliferan los consumidores latinos.

Tras ser aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos estadounidense, “el caviar”, como apoda a sus alfajores de dulce de leche y de membrillo, van a llegar hasta el mismísimo Joe Biden. En el mercado local estos alfajores cuestan $ 20 y $30 los triples.

"Estamos en el segmento popular pero lo comen todas las franjas sociales ”, dice el dueño de Guaymallén. El Norte de su negocio, según explica es “bajar la rentabilidad pero apostar al volumen” .

Aún sin ser un producto esencial de la alimentación, el alfajor es altamente valorado por los consumidores de todo el mundo. En la Argentina es la golosina más comprada según datos de la Asociación de Distribuidores de Golosinas y Afines (Adgya). Se consumen entre 12 y 13 millones de unidades diarias.

Esa gran producción artesanal e industrial se reparte entre las marcas más conocidas como Havanna, que pertenece al grupo inversor D&G, Jorgito, Capitán del Espacio y Fantoche, entre las más conocidas. Pero son dos multinacionales las que tambien pisan fuerte en este segmento: Arcor (con sus marcas Águila, Bon o Bon, Cofler y Blanco y Negro) y Mondelez que comercializa Milka, Pepitos, Suchard y Terrabusi.

Havanna,  en manos de los grupos inversores locales Inverlat y D&G, exporta 10 millones de alfajores por año. En 2020, eso fue equivalente a US$3,5 millones. El principal mercado al que llega a través de franquicias es Brasil, donde tiene 115 locales que serán unos 150 a mediados de este año, según las previsiones, cuenta Hernán Campagnoli, responsable de la red de comercio internacional de la fábrica marplatense.

También Havanna exporta a España, Paraguay y Chile entre los principales mercados. En cada uno de ellos tiene un franquiciado con diferentes contratos. Se suman ademas envíos a EE.UU, Canadá, Colombia, Bolivia, Perú y Ecuador. En breve se sumará Panamá hacia donde ya tienen comprometida la primera exportación -que llegará en marzo- por US$ 70.000. Este negocio incluye apertura de locales pero comenzará con la distribución en supermercados y por ecommerce. 



Recomienda esta nota: