06/02/2021

Argentina

PREOCUPANTE

Una ola de calor en la Antártida generó alarmantes cambios en el ambiente

Investigadores del Instituto Antártico Argentino (IAA), explicaron los detalles de un fenómeno sostenido.

Un grupo de científicos internacionales detectaron alarmantes cambios en el ecosistema de la Antártida. El equipo liderado por investigadores argentinos registró una ola de calor en el fitoplancton, los microorganismos encargados de producir más del 50% del oxígeno de todo el planeta Tierra.
La investigación se publicó recientemente en la publicación especializada Journal of Experimental Marine Biology and Ecology. Se trata de un cambio de temperatura de 4 grados que estaba previsto que ocurra recién en 2050 según las últimas predicciones hace 10 años.
El equipo de expertos, que participa de las campañas del Instituto Antártico Argentino (IAA), explicó que este fenómeno se debió a un “aumento sostenido de la temperatura del aire”. De esta manera, el agua del territorio también se vio afectada por esta modificación, a la cual se le suma el deshielo que deviene de esta ola.
En el artículo de la revista se explica que el equipo estudiará las consecuencias en el fitoplancton con estas condiciones. Para esto, se extrajeron muestras en la bahía de Caleta Potter, localizada al norte de la Península Antártica.
Sobre las consecuencias de este evento, Julieta Antoni, bióloga y becaria doctoral del Conicet y de la Universidad de La Plata, explicó: “Hubo una especie de fitoplancton típicamente subantártica que creció más que el resto, una especie que no había sido registrada en la Antártida antes. Y, además, también creció una especia de alga que es cosmopolita, o sea que ambas están acostumbradas a climas un poquito más cálidos”.

Un grupo de científicos internacionales detectaron alarmantes cambios en el ecosistema de la Antártida. El equipo liderado por investigadores argentinos registró una ola de calor en el fitoplancton, los microorganismos encargados de producir más del 50% del oxígeno de todo el planeta Tierra.

La investigación se publicó recientemente en la publicación especializada Journal of Experimental Marine Biology and Ecology.

Se trata de un cambio de temperatura de 4 grados que estaba previsto que ocurra recién en 2050 según las últimas predicciones hace 10 años.

El equipo de expertos, que participa de las campañas del Instituto Antártico Argentino (IAA), explicó que este fenómeno se debió a un “aumento sostenido de la temperatura del aire”. De esta manera, el agua del territorio también se vio afectada por esta modificación, a la cual se le suma el deshielo que deviene de esta ola.

En el artículo de la revista se explica que el equipo estudiará las consecuencias en el fitoplancton con estas condiciones. Para esto, se extrajeron muestras en la bahía de Caleta Potter, localizada al norte de la Península Antártica.

Sobre las consecuencias de este evento, Julieta Antoni, bióloga y becaria doctoral del Conicet y de la Universidad de La Plata, explicó: “Hubo una especie de fitoplancton típicamente subantártica que creció más que el resto, una especie que no había sido registrada en la Antártida antes. Y, además, también creció una especia de alga que es cosmopolita, o sea que ambas están acostumbradas a climas un poquito más cálidos”.



Recomienda esta nota: