12/02/2021

Argentina

ESCÁNDALO

Vacunas que debían recibir personal de salud de un hospital terminaron en periodistas y piqueteros

La Fiscalía de Salta inició una investigación para determinar los motivos por los que las dosis de la Sputnik V no llegaron a las personas que debían hacerlo.

Las dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus que llegaron a Tartagal, provincia de Salta, estaban destinadas a trabajadores del hospital Perón y de los sanatorios privados que se encuentran en la primera línea de atención a pacientes que atraviesan esta enfermedad. Pero lamentablemente esas dosis nunca llegaron a destino.


El fiscal penal Rafael Medina inició de oficio una investigación para determinar las eventuales responsabilidades que pudiera caberle a los directivos del hospital Juan Domingo Perón, de Tartagal, quienes públicamente confirmaron que particulares que no integran el área Salud, recibieron la vacuna Sputnik V contra el Sars-Cov-2.

Esta vez, el escándalo se trasladó al hospital Juan Domingo Perón luego de que se conociera que periodistas de la radio Municipal FM Ciudad y tres dirigentes piqueteros recibieron la vacuna que debía ir destinada a los trabajadores del hospital Perón y de los sanatorios privados. El gerente del hospital Perón, Juan López, le confirmó que los piqueteros que recibieron la popular y escasa vacuna rusa son de apellido Contreras.

López fue el primero en explicar las razones por las que comunicadores y piqueteros recibieron la Sputnik V, seguido por la encargada del área de vacunación licenciada Carla Vesprini.

El fiscal penal de Tartagal Rafael Medina consultado por la prensa local, precisó: “Tenemos que determinar si existe una ley que efectivamente indique que debe vacunarse en primera instancia al personal esencial o en su defecto debe aplicarse el criterio de los facultativos médicos para determinar en caso de que sobren las vacunas si deben vacunar al personal no esencial”.

El agente fiscal de Tartagal en esa línea explicó que “desconocemos si la vacuna tiene un vencimiento y si al sobrar por negativa del personal de salud, por razones humanitarias los médicos pueden disponer si se puede vacunar a otras personas que no se encuentren dentro del servicio esencial. Por ese motivo estamos librando los correspondientes oficios para que el hospital Juan Domingo Perón explique la situación”.

Apenas se tuvo conocimiento de esa noticia, agregó el agente fiscal “que aparentemente puede o no constituir un delito, nos corresponde pedir las explicaciones respectivas y que los facultativos de ese hospital nos sabrán dar”.



Recomienda esta nota: