16/02/2021

Argentina

GRAVE

Trombocitopenia inmune, el trastorno detectado en algunas personas vacunadas contra el Covid-19

En los niños, a veces, la enfermedad se presenta después de una infección viral.

Algunas personas, a días de aplicarse la primera dosis de la vacuna, presentaron severos problemas de salud que van desde moretones en brazos y piernas, así como úlceras en la boca. Algo que los especialistas comenzaron a describir como trombocitopenia inmune.
¿De qué se trata? 
Es un trastorno hemorrágico en el sistema inmunitario que destruye las plaquetas, que son necesarias para la coagulación normal de la sangre. Las personas con la enfermedad tienen muy pocas plaquetas en la sangre. Esto puede ser ocasionado cuando ciertas células producen anticuerpos antiplaquetarios. Las plaquetas ayudan a que la sangre se coagule aglutinándose para taponar pequeños agujeros en los vasos sanguíneos dañados. Los anticuerpos se fijan a las plaquetas y el cuerpo destruye las plaquetas que llevan los anticuerpos.
En los niños, a veces, la enfermedad se presenta después de una infección viral. En los adultos, con mayor frecuencia es una enfermedad crónica a largo plazo y puede ocurrir después de una infección viral, con el uso de ciertos fármacos, durante el embarazo o como parte de un trastorno inmunitario. Esto afecta más a mujeres que a hombres, aunque es más común en niños que en adultos.
Se desconoce si esta irregularidad sanguínea tiene relación con las vacunas contra el COVID-19. Tras conocerse más de 30 casos en los Estados Unidos, las autoridades de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, señalaron que estaban analizando los informes pero que, hasta ahora, parecía que la frecuencia de este trastorno en las personas vacunadas no era mayor a la frecuencia que normalmente se presentaba en la población norteamericana, así que tal vez podría ser una coincidencia. 
Se cree que, en general, las vacunas son inocuas. Existen reportes de algunas reacciones alérgicas graves pero tienen tratamiento y, según los reguladores, el porcentaje corresponde al reportado en el caso de otras vacunas.
James Bussel, hematólogo y profesor emérito en el Centro Médico Weill Cornell manifiesta: “creo que tal vez existe una relación, dado el bajísimo porcentaje de destinatarios de la vacuna con trombocitopenia, estoy suponiendo que hay algo que los hizo propensos a desarrollarla”, afirmó. Y además agregó: “que suceda después de la vacunación es bien conocido y se ha visto con muchas vacunas. Cuando sucede, no sabemos la causa”.
La trombocitopenia severa puede ser grave y los médicos deben saber cómo tratarla. En algunos casos, la condición resiste a los tratamientos indicados y si el bajo nivel de plaquetas persiste el paciente corre el riesgo de sangrado excesivo e incluso hemorragia cerebral.

Algunas personas, a días de aplicarse la primera dosis de la vacuna, presentaron severos problemas de salud que van desde moretones en brazos y piernas, así como úlceras en la boca. Algo que los especialistas comenzaron a describir como trombocitopenia inmune.

¿De qué se trata? 

Es un trastorno hemorrágico en el sistema inmunitario que destruye las plaquetas, que son necesarias para la coagulación normal de la sangre. Las personas con la enfermedad tienen muy pocas plaquetas en la sangre. Esto puede ser ocasionado cuando ciertas células producen anticuerpos antiplaquetarios, publicó Infobae.

Las plaquetas ayudan a que la sangre se coagule aglutinándose para taponar pequeños agujeros en los vasos sanguíneos dañados. Los anticuerpos se fijan a las plaquetas y el cuerpo destruye las plaquetas que llevan los anticuerpos.

En los niños, a veces, la enfermedad se presenta después de una infección viral. En los adultos, con mayor frecuencia es una enfermedad crónica a largo plazo y puede ocurrir después de una infección viral, con el uso de ciertos fármacos, durante el embarazo o como parte de un trastorno inmunitario. Esto afecta más a mujeres que a hombres, aunque es más común en niños que en adultos.

Se desconoce si esta irregularidad sanguínea tiene relación con las vacunas contra el COVID-19.

Tras conocerse más de 30 casos en los Estados Unidos, las autoridades de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, señalaron que estaban analizando los informes pero que, hasta ahora, parecía que la frecuencia de este trastorno en las personas vacunadas no era mayor a la frecuencia que normalmente se presentaba en la población norteamericana, así que tal vez podría ser una coincidencia. 

Se cree que, en general, las vacunas son inocuas. Existen reportes de algunas reacciones alérgicas graves pero tienen tratamiento y, según los reguladores, el porcentaje corresponde al reportado en el caso de otras vacunas.

James Bussel, hematólogo y profesor emérito en el Centro Médico Weill Cornell manifiesta: “creo que tal vez existe una relación, dado el bajísimo porcentaje de destinatarios de la vacuna con trombocitopenia, estoy suponiendo que hay algo que los hizo propensos a desarrollarla”, afirmó. Y además agregó: “que suceda después de la vacunación es bien conocido y se ha visto con muchas vacunas. Cuando sucede, no sabemos la causa”.

La trombocitopenia severa puede ser grave y los médicos deben saber cómo tratarla. En algunos casos, la condición resiste a los tratamientos indicados y si el bajo nivel de plaquetas persiste el paciente corre el riesgo de sangrado excesivo e incluso hemorragia cerebral.

Tags


Recomienda esta nota: