05/04/2021

Argentina

GRAVE

Alertan sobre el aumento en la cantidad de muertes en siniestros de tránsito

Viviana Perrone, quien perdió a su hijo Kevin de 14 años en 2002 en un siniestro vial, dice que éstos "son la primera causa de muerte entre los jóvenes" en el país.

La referente de la asociación Madres del Dolor, Vivian Perrone, consideró este lune que existe una "pandemia vial silenciosa" al referirse a la cantidad de muertes y personas heridas en siniestros viales. Aseguró que estos hechos no disminuyeron en el último año pese a las restricciones por el coronavirus, y que fallecen 20 jóvenes por día por esta causa.
“Los hechos viales no dejaron de ocurrir nunca. Quizás la última quincena de marzo del año pasado, con el cierre total, mermó, pero en cuanto se empezó a abrir apenas un poco los casos de muertes, de heridos graves y destrucciones de familias enteras aumentaron”, dijo Perrone a Télam, quien perdió a su hijo Kevin de 14 años en 2002 por esta causa.
Según Perrone, “los hechos viales son la primera causa de muerte entre los jóvenes" en el país, a razón de “20 muertes por día”, y la salida es una sola: “campañas, controles, leyes efectivas y jueces que las apliquen”.
“Para evitar los hechos viles, primero tenemos que hablar de campañas -que hoy no hay- y después de controles efectivos, porque en cuanto la gente empieza a ver que están controlando alcoholemia y velocidad, comienzan a cuidarse”, dijo.
Producto de la falta de controles, el problema de las fiestas clandestinas “que en el verano estuvo en la costa” atlántica y “ahora se trasladó a las ciudades”, genera que las personas salen a conducir “totalmente ebrias y filmándose porque después no les pasa nada”.
Respecto a la legislación, Perrone lamentó de que se tardara "doce años para que se modificara la ley vial", pero aclaró que no se cambió como se esperaba, ya que para quien se fuga tras protagonizar un siniestro o lo hace bajo el efecto del alcohol o estupefacientes “el mínimo de la pena sigue siendo de tres años” y “muchos jueces aplican tres años en suspenso”, quedando el condenado en libertad.
“Hay que empezar a hablar de ‘homicidio vial’ como en el caso (de Eugenio) Veppo, a quien se aplicó el homicidio simple con dolo eventual porque saben perfectamente que pueden matar a esa velocidad y estando con estupefacientes o alcohol en sangre”, sostuvo.
Perrone precisó que hay al menos tres proyectos para el endurecimiento de las penas mínimas en este tipo de hechos que “duermen el sueño de los justos” en el Congreso y podrían “perder estado parlamentario” dado que “la comisión de legislación penal” de la Cámara baja “nunca se reunió para tratarlos”.
“La Agencia Nacional de Seguridad Vial presentó el proyecto de ley Tahiel para aplicar la misma pena del homicidio simple al que mata haciendo picadas; la diputada María Luján Rey presentó otro proyecto para que se considere como homicidio simple no solo al que mata haciendo picada sino en exceso de velocidad y las Madres del Dolor presentamos otro donde pedimos un aumento de la pena mínima a cuatro años (de prisión) cuando hay agravantes como ingesta de alcohol, velocidad o fuga del lugar del hecho”, dijo.
La referente de Madres del Dolor cuestionó el accionar de la Justicia por las demoras en las sentencias, para lo cual puso como ejemplo el caso del hijo del exministro Federico Storani, Manuel, que “a cinco años aún no hay juicio”.
También cuestionó que se liberen a los responsables que se fugaron inicialmente al momento de los siniestros.“¿Por qué las víctimas tenemos que andar mendigando espacio en los medios para conseguir justicia y no pasa nada si el caso no es mediático?”, se preguntó.
Los útimos siniestros
El miércoles pasado, Mateo Sosa -de 9 años- fue atropellado cuando cruzaba con su abuela la avenida Eva Perón al 3.400 de la localidad bonaerense de Gervasio Pavón, por un vehículo que circulaba a gran velocidad y conducido por Nahuel Sosa (26).Tras permanecer cuatro días internado en grave estado, el niño falleció este domingo y Sosa volvió a ser detenido hoy, ahora acusado de homicidio culposo agravado.
El jueves, un auto con un tráiler cargado de vigas de hormigón embistió a una familia en Florencio Varela, muriendo en el acto una niña de 5 años que quedó aplastada por los pesadas barras de cemento, mientas permanecen en grave estado sus hermanitos de 2 años y cuatro meses y recuperándose de las lesiones el padre y una abuela.
El viernes por la madrugada, en tanto, murieron dos hermanas de 22 y 26 años en Lanús Oeste al estrellarse el automóvil Audi en el que se trasladaban como acompañantes, contra una columna.
Minutos antes, los dos jóvenes que alternaban al volante del vehículo se habían filmado para sus redes sociales tomando alcohol mientras conducían a alta velocidad.
Fuente: Télam

La referente de la asociación Madres del Dolor, Vivian Perrone, consideró este lune que existe una "pandemia vial silenciosa" al referirse a la cantidad de muertes y personas heridas en siniestros viales.

Aseguró que estos hechos no disminuyeron en el último año pese a las restricciones por el coronavirus, y que fallecen 20 jóvenes por día por esta causa.

“Los hechos viales no dejaron de ocurrir nunca. Quizás la última quincena de marzo del año pasado, con el cierre total, mermó, pero en cuanto se empezó a abrir apenas un poco los casos de muertes, de heridos graves y destrucciones de familias enteras aumentaron”, dijo Perrone a Télam, quien perdió a su hijo Kevin de 14 años en 2002 por esta causa.

Según Perrone, “los hechos viales son la primera causa de muerte entre los jóvenes" en el país, a razón de “20 muertes por día”, y la salida es una sola: “campañas, controles, leyes efectivas y jueces que las apliquen”.

“Para evitar los hechos viles, primero tenemos que hablar de campañas -que hoy no hay- y después de controles efectivos, porque en cuanto la gente empieza a ver que están controlando alcoholemia y velocidad, comienzan a cuidarse”, dijo.

Producto de la falta de controles, el problema de las fiestas clandestinas “que en el verano estuvo en la costa” atlántica y “ahora se trasladó a las ciudades”, genera que las personas salen a conducir “totalmente ebrias y filmándose porque después no les pasa nada”.

Respecto a la legislación, Perrone lamentó de que se tardara "doce años para que se modificara la ley vial", pero aclaró que no se cambió como se esperaba, ya que para quien se fuga tras protagonizar un siniestro o lo hace bajo el efecto del alcohol o estupefacientes “el mínimo de la pena sigue siendo de tres años” y “muchos jueces aplican tres años en suspenso”, quedando el condenado en libertad.

“Hay que empezar a hablar de ‘homicidio vial’ como en el caso (de Eugenio) Veppo, a quien se aplicó el homicidio simple con dolo eventual porque saben perfectamente que pueden matar a esa velocidad y estando con estupefacientes o alcohol en sangre”, sostuvo.

Perrone precisó que hay al menos tres proyectos para el endurecimiento de las penas mínimas en este tipo de hechos que “duermen el sueño de los justos” en el Congreso y podrían “perder estado parlamentario” dado que “la comisión de legislación penal” de la Cámara baja “nunca se reunió para tratarlos”.

“La Agencia Nacional de Seguridad Vial presentó el proyecto de ley Tahiel para aplicar la misma pena del homicidio simple al que mata haciendo picadas; la diputada María Luján Rey presentó otro proyecto para que se considere como homicidio simple no solo al que mata haciendo picada sino en exceso de velocidad y las Madres del Dolor presentamos otro donde pedimos un aumento de la pena mínima a cuatro años (de prisión) cuando hay agravantes como ingesta de alcohol, velocidad o fuga del lugar del hecho”, dijo.

La referente de Madres del Dolor cuestionó el accionar de la Justicia por las demoras en las sentencias, para lo cual puso como ejemplo el caso del hijo del exministro Federico Storani, Manuel, que “a cinco años aún no hay juicio”.

También cuestionó que se liberen a los responsables que se fugaron inicialmente al momento de los siniestros.“¿Por qué las víctimas tenemos que andar mendigando espacio en los medios para conseguir justicia y no pasa nada si el caso no es mediático?”, se preguntó.



Los últimos siniestros

El miércoles pasado, Mateo Sosa -de 9 años- fue atropellado cuando cruzaba con su abuela la avenida Eva Perón al 3.400 de la localidad bonaerense de Gervasio Pavón, por un vehículo que circulaba a gran velocidad y conducido por Nahuel Sosa (26).Tras permanecer cuatro días internado en grave estado, el niño falleció este domingo y Sosa volvió a ser detenido hoy, ahora acusado de homicidio culposo agravado.

El jueves, un auto con un tráiler cargado de vigas de hormigón embistió a una familia en Florencio Varela, muriendo en el acto una niña de 5 años que quedó aplastada por las pesadas barras de cemento, mientas permanecen en grave estado sus hermanitos de 2 años y cuatro meses y recuperándose de las lesiones el padre y una abuela.

El viernes por la madrugada, en tanto, murieron dos hermanas de 22 y 26 años en Lanús Oeste al estrellarse el automóvil Audi en el que se trasladaban como acompañantes, contra una columna.

Minutos antes, los dos jóvenes que alternaban al volante del vehículo se habían filmado para sus redes sociales tomando alcohol mientras conducían a alta velocidad.


Fuente: Télam



Recomienda esta nota: