27/04/2021

Argentina

ESCÁNDALO

Un fiscal reveló que en una visita a Olivos, Mauricio Macri le pidió que no se jubilara

Contó que en esa misma ocasión el expresidente le explicó también por qué no lo designaría como Procurador General. Los detalles.

El fiscal ante la Cámara de Casación Raúl Pleé es uno de los que está en la mira por sus visitas a Mauricio Macri en Olivos. Ante el procurador interino Eduardo Casal, que sin mucho entusiasmo investiga su caso, Pleé admitió su paso por la quinta presidencial e incluso dijo más: reveló que allí el expresidente le explicó por qué no impulsaría su designación como Procurador General y le pidió que no dejara su cargo por no ser su elegido para reemplazar a la desplazada Alejandra Gils Carbó.
 
A pesar del tenor de la declaración, Casal --en el ojo de la tormenta por el reto público a trece fiscalas-- archivó sin más las actuaciones contra el fiscal, pero este jueves el tema volverá a ser eje de la reunión de la Comisión Bicameral sobre el Ministerio Público.
El 23 de marzo de 2018, Pleé fue a Olivos a reunirse con Macri. Ese mismo día estuvo en la residencia presidencial uno de los amigos de Macri que se sentaba a la llamada "mesa judicial", el entonces director general de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Gustavo Arribas, según adelantó el 1 de abril el portal El Destape.
Doce días después, Pleé hizo un descargo ante Casal y reconoció haber estado en Olivos sin hacer mención alguna a la presencia del exjefe de los servicios. "Es cierto que en el mes de marzo de 2018, más precisamente el lunes 19, fui convocado --a través de su secretaría privada-- por el entonces Presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri, a una reunión a desarrollarse en sus oficinas a la quinta presidencial de Olivos", escribió Pleé.
El fiscal --uno de los pesos pesados de Comodoro Py-- explicó que, al momento de recibir la invitación, aún tenía expectativas de ser el candidato de Macri a la Procuración, cargo que había quedado vacante tras la renuncia forzada de Alejandra Gils Carbó a finales de 2017. Pero un día antes de que se concretara el encuentro en Olivos esa expectativa se había hecho añicos: Macri se había reunido con su candidata, la jueza del Tribunal Superior de Justicia porteño Inés Weinberg de Roca.

El fiscal ante la Cámara de Casación Raúl Pleé es uno de los que está en la mira por sus visitas a Mauricio Macri en Olivos.

Ante el procurador interino Eduardo Casal, que sin mucho entusiasmo investiga su caso, Pleé admitió su paso por la quinta presidencial e incluso dijo más: reveló que allí el expresidente le explicó por qué no impulsaría su designación como Procurador General y le pidió que no dejara su cargo por no ser su elegido para reemplazar a la desplazada Alejandra Gils Carbó.

A pesar del tenor de la declaración, Casal -en el ojo de la tormenta por el reto público a trece fiscalas- archivó sin más las actuaciones contra el fiscal, pero este jueves el tema volverá a ser eje de la reunión de la Comisión Bicameral sobre el Ministerio Público.

El 23 de marzo de 2018, Pleé fue a Olivos a reunirse con Macri. Ese mismo día estuvo en la residencia presidencial uno de los amigos de Macri que se sentaba a la llamada "mesa judicial", el entonces director general de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Gustavo Arribas, según adelantó el 1 de abril el portal El Destape.

Doce días después, Pleé hizo un descargo ante Casal y reconoció haber estado en Olivos sin hacer mención alguna a la presencia del exjefe de los servicios. "Es cierto que en el mes de marzo de 2018, más precisamente el lunes 19, fui convocado -a través de su secretaría privada- por el entonces Presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri, a una reunión a desarrollarse en sus oficinas a la quinta presidencial de Olivos", escribió Pleé.

El fiscal --uno de los pesos pesados de Comodoro Py-- explicó que, al momento de recibir la invitación, aún tenía expectativas de ser el candidato de Macri a la Procuración, cargo que había quedado vacante tras la renuncia forzada de Alejandra Gils Carbó a finales de 2017. Pero un día antes de que se concretara el encuentro en Olivos esa expectativa se había hecho añicos: Macri se había reunido con su candidata, la jueza del Tribunal Superior de Justicia porteño Inés Weinberg de Roca.

"Al concretarse ese encuentro, el día viernes 23 de marzo, el entonces Presidente (quien ya había adelantado uno o dos días antes el nombre de la postulante) me indicó los motivos de su elección en otra persona requiriéndome que, a pesar de no ser el elegido, permaneciera en mi cargo un tiempo más sin acogerme a los beneficios jubilatorios", añadió Pleé, que no sólo se quedó hasta el fin del gobierno de Macri, sino que atinó a jubilarse al principio del gobierno de Alberto Fernández, pero dio marcha atrás.

El descargo de Pleé fue acompañado por dos notas que no lo dejan del todo bien parado del lado de la autonomía del Ministerio Público. La de Clarín decía que era difícil decirle que no a un presidente. "Pleé dijo que se iba a quedar, pero no para ayudar a Weinbeg de Roca, sino a Macri", completaba el artículo de La Nación.

Algo de ese presagio parece haberse cumplido. En los últimos días, Pleé pidió que la Corte revoque los sobreseimientos que dictó la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal en la causa del dólar futuro --entre otros, a Cristina Fernández de Kirchner y a Axel Kicillof-- y fue uno de los que maniobró fuertemente para que la causa de espionaje de Lomas --en la que están acusados el propio Arribas y el secretario privado de Macri, Darío Nieto-- pasara a Comodoro Py.



Recomienda esta nota: