02/06/2021

Argentina

CONGRESO

La explicación de Santiago Cafiero sobre el caso Pfizer y la negociación con el laboratorio por más vacunas

El jefe de gabinete estará mañana en el Senado de la Nación para brindar su informe de gestión.

El jefe de gabinete del Gobierno nacional, Santiago Cafiero, estará mañana en el Senado de la Nación en donde, luego de un discurso en el cual desarrollará el estado de situación del Gobierno, comenzará a responder las 1.160 preguntas que le realizaron los senadores.
El informe que presentará tiene poco menos de 1.000 páginas. Los puntos principales son las vacunas, la inflación, el dólar y las tarifas. Como era de suponer, la oposición sumó entre la bancada radical y del PRO la mayoría de las preguntas: 883 sobre un total de 1.160. Luego el Frente de Todos aportó 108 y las 169 restantes el resto de las bancadas opositoras.
Las palabras que más veces se reiteran entre preguntas y respuestas fueron: inflación (100 veces), AstraZeneca (83), Pfizer(69), tarifas (36) y dólar, en 33 oportunidades. Esa concentración también se observó en los ministerios que tuvieron que brindar información para responder. Salud recibió casi 240 preguntas y el de Martín Guzmán, Economía, 173 preguntas.
La primera pregunta sobre el caso Pfizer la realiza el radical Daniel Blanco y en buena parte del informe Cafiero hace referencia a esa respuesta para no repetir.
La respuesta de Cafiero empieza a desmenuzar un poco el estado de situación de la relación del Estado argentino con el laboratorio: “Distintos proveedores de la industria farmacéutica solicitaron al gobierno argentino condiciones tales como la prórroga de jurisdicción, indemnidad patrimonial y confidencialidad, en observancia de la situación en el mercado internacional de vacunas. Por ello, el Congreso sancionó la Ley 27.573 de vacunas destinadas a generar inmunidad adquirida contra el COVID-19. No obstante, luego de publicada esa ley, Pfizer expuso en sus negociaciones la necesidad de contemplar cláusulas con mayores requerimientos que superaban las excepcionalidades previstas en la mencionada normativa”.
Y agregó: “Las dificultades en relación a la compañía norteamericana no radicaron en quién firma el contrato, sino en dos problemas. El primero tenía que ver con el planteo de excluir la negligencia no solo del contrato, sino también de la ley mencionada, lo que implicaba la modificación de una norma. El segundo problema se relaciona con los criterios para la aceptación de la garantía con contragarantía de ejecución en el exterior. Estos son los dos puntos sobre los que no se ha llegado a un acuerdo”.
El jefe de gabinete del Gobierno nacional, Santiago Cafiero, estará mañana en el Senado de la Nación en donde, luego de un discurso en el cual desarrollará el estado de situación del Gobierno, comenzará a responder las 1.160 preguntas que le realizaron los senadores.

El informe que presentará tiene poco menos de 1.000 páginas. Los puntos principales son las vacunas, la inflación, el dólar y las tarifas. Como era de suponer, la oposición sumó entre la bancada radical y del PRO la mayoría de las preguntas: 883 sobre un total de 1.160. Luego el Frente de Todos aportó 108 y las 169 restantes el resto de las bancadas opositoras.

Las palabras que más veces se reiteran entre preguntas y respuestas fueron: inflación (100 veces), AstraZeneca (83), Pfizer(69), tarifas (36) y dólar, en 33 oportunidades. Esa concentración también se observó en los ministerios que tuvieron que brindar información para responder. Salud recibió casi 240 preguntas y el de Martín Guzmán, Economía, 173 preguntas.

La primera pregunta sobre el caso Pfizer la realiza el radical Daniel Blanco y en buena parte del informe Cafiero hace referencia a esa respuesta para no repetir.

La respuesta de Cafiero empieza a desmenuzar un poco el estado de situación de la relación del Estado argentino con el laboratorio: “Distintos proveedores de la industria farmacéutica solicitaron al gobierno argentino condiciones tales como la prórroga de jurisdicción, indemnidad patrimonial y confidencialidad, en observancia de la situación en el mercado internacional de vacunas. Por ello, el Congreso sancionó la Ley 27.573 de vacunas destinadas a generar inmunidad adquirida contra el COVID-19. No obstante, luego de publicada esa ley, Pfizer expuso en sus negociaciones la necesidad de contemplar cláusulas con mayores requerimientos que superaban las excepcionalidades previstas en la mencionada normativa”.

Y agregó: “Las dificultades en relación a la compañía norteamericana no radicaron en quién firma el contrato, sino en dos problemas. El primero tenía que ver con el planteo de excluir la negligencia no solo del contrato, sino también de la ley mencionada, lo que implicaba la modificación de una norma. El segundo problema se relaciona con los criterios para la aceptación de la garantía con contragarantía de ejecución en el exterior. Estos son los dos puntos sobre los que no se ha llegado a un acuerdo”.


Recomienda esta nota: